Tiempo de lectura: 4 minutos

Escribí este texto en 2012, a raíz del movimiento Occupy London. Han pasado muchos años, pero recuerdo que contacte con David Lloyd para hacerle una sencilla pregunta y no quiero que este reportaje se pierda en el caos de Internet. Así que… allá vamos.

 

Los símbolos tienen un gran poder y la máscara de V se convirtió en uno. Fuente Pixabay.

 

Guy Fawkes fue el único hombre con intenciones honestas que entró en el Parlamento”. Esa es una de las citas que cada 5 de noviembre recobran importancia. Contiene sinceridad y ese toque british que en España llamaríamos “malababa”. Pero ¿por qué hoy Guy Fawkes se ha convertido en símbolo en varias protestas? La clave está en los cómics.

 

En 1605, Guy Fawkes fue la mano ejecutora de la Conspiración de la Pólvora. Su intención era destruir el Parlamento, controlado por el despótico Rey Jacobo, quien había recortado derechos a los católicos. Fawkes fue capturado intentando llevar a cabo su atentado y fue ejecutado. Su imagen se convirtió en un símbolo. Cada 5 de noviembre, se celebra la Noche de Guy Fawkes o Noche de las Hogueras, donde se queman muñecos que recuerdan a Fawkes. De ahí, se popularizaron las máscaras de Fawkes.

 

V de Vendetta surgió en los años ´80 como una crítica al gobierno de Margaret Thatcher y el giro a la derecha de la política internacional de aquellos tiempos (finales de la Guerra Fría). El escritor Alan Moore, reconocido anarquista, vio en esta obra una posibilidad de hacer algo diferente. Pero no toda la obra surgió de Moore, también David Lloyd, su dibujante, tuvo mucho que ver. Entre sus propuestas, la idea de la máscara de Guy Fawkes que lleva el personaje de V.

 

Un servidor contactó esta semana con el dibujante David Lloyd y le preguntó qué le parecía ver las máscaras en las manifestaciones. Su respuesta es la siguiente:


I’m happy to see the mask used as what it’s become – an all-purpose symbol of resistance to oppression and repression. Of course neither myself nor Alan imagined that outcome – but we were both concerned to tell a story that meant something in the real world, so it’s good that it has had a real impact with a real object that originated with the series.


Estoy feliz de ver la máscara usada como lo que se ha convertido, en un símbolo de uso múltiple de la resistencia a la opresión y la represión. Por supuesto, ni Alan ni yo imaginamos lo que vendría, pero nosotros estábamos interesados en contar una historia que quisiera decir algo sobre el mundo real, así que es bueno que haya tenido un verdadero impacto con el objeto real que originó la serie.


El símbolo no solo es usado por colectivos como Anonymous sino que también aparece entre los manifestantes de movimientos como el 15-M, en España. Una imagen que se ha popularizado y ha tomado varios significados.


El pasado lunes 5 de noviembre un grupo de manifestantes hicieron gala de la máscara y marcharon hasta el Parlamento. Pero ¿se hacía por el cómic o por la película?

Icónicas viñetas de V de Vendetta de Alan Moore y David Lloyd. Fuente.

Cómic y realidad


En el tebeo, el Parlamento es lo primero en ser destruido y lo hace V solo, ante la mirada aterrorizada y fascinada de la joven Evey, a la que acaba de rescatar. En la película, se convierte en el último acto de V, bajo la mirada de cientos de manifestantes usando la máscara.


La imagen vista en la realidad el 5 de noviembre recuerda más a la película que al cómic. ¿No es esto hasta cierto punto cuestionable?


La cinta, dirigida por James McTeigue y guionizada por las hermanas Wachowski, cambia varios puntos de la historia. Lo más significativo es que el cómic trata del anarquismo contra el fascismo, la película trata de un revolucionario que no dice nada de la anarquía contra una dictadura de derecha. No es raro al pensar que DC, quien terminó de publicar V de Vendetta, es parte de la corporación Warner. ¿Quién podría pensar que una macrocompañía dirigiese un discurso contra el sistema del que forma parte?


Otra cuestión es: ¿la gente asimila la máscara como un símbolo de revolución en vez de anarquía? El final del cómic está lejos de la película, aparte de más realista es desgarrador y triste. El desenlace de la película es falsamente esperanzador en muchos puntos.


Varias preguntas aparecen en la mente de cualquier aficionado al noveno acto: ¿los manifestantes han comprendido que usan el símbolo esta realidad? ¿Cuántos de los manifestantes ha leído V de Vendetta? ¿Cuántos de los manifestantes ha comprendido la profundidad y complejidad ideológica de la obra de Moore y Lloyd? ¿Cuántos de los manifestantes se han dado cuenta de que han comprado una máscara a una macrocorporación que se sostiene y sustenta el sistema contra el que los manifestantes están de acuerdo? ¿Cambiamos los símbolos y los usamos sin saber de dónde vienen?


El debate está servido, mientras la sonrisa pétrea de la máscara fawkesiana se mantiene eterna.


¿Vosotros qué opináis?

 

La película de V de Vendetta popularizó todavía más el símbolo. Fuente.

 


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario