Si os llama la atención esta película y os gusta Tolkien, mejor que tengáis cuidado… Fuente.

 

Acabo de terminar de ver la película Tolkien, el biopic de la vida del escritor que creó la Tierra Media. Supuestamente, al menos, se basa en eso, pero entre invento e invento y no saber bien cómo centrar el argumento ni lo que quiere narrar, hace que un momento muy interesante de uno de los autores con una de las vidas más interesantes del siglo XXI se convierta en un festival del bostezo. Francamente decepcionante.

Cargada de momentos melodramáticos, personajes que olvida por el camino e instantes que cumplen con los típicos clichés de la película biográfica (Tolkien debe ser presentado como un borracho en una escena, ¿por qué no?), el mensaje de los creadores de este film que nos queda es el siguiente: sabemos de Tolkien lo justo y queremos ficcionalizarlo. Pero ¿es entonces Tolkien? ¿Por qué no te inventas a tu propio personaje basándote en el famoso escritor? Habría que añadir que podríamos debatir hasta qué punto es lícito ficcionalizar o tomar licencias dramáticas en un film sobre la vida de alguien, pero mi único comentario es: si lo haces, hazlo bien, por favor. ¿Para qué perder el tiempo inventándote a un Tolkien borracho hablando élfico cuando te olvidas de temas más interesantes como sus estudios lingüísticos, la relación con su tutor, la influencia del cristianismo, su visión de la naturaleza frente al mal que suponía la industrialización, etc. Ni siquiera cuentan el origen de Beren y Lúthien, los apodos de Tolkien y su esposa Edith dentro del mundo de El Señor de los Anillos

(En este enlace explican que toda esa escena de la «borrachera élfica» que me hizo levantar una ceja no tiene ningún indicio real. Es puro invento).

No me extraña que Christopher Tolkien, hijo y guardián del legado de su padre (que se nos fue hace unos meses), dejase claro que ellos (su familia y el Tolkien Estate) no tenían nada que ver con este telefilm de sábado por la tarde que deja regusto a oportunidad perdida.

Eso me lleva de nuevo a la idea de que hay pocas películas biográficas buenas. Seguramente, me quedé con Control, basada en la vida de Ian Curtis y Joy Division (película excelente y deprimente). De lo que estoy seguro es que de jamás me quedaría con Tolkien (la película, al escritor lo adoro).

P.D.: Nunca pensé en titular así una entrada del blog.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “¿Tolkien se emborrachó y despertó a gritos en élfico a sus profesores de la universidad?

    1. Hay otras pelis más interesantes, pero ve la cinta y luego me comentas. A lo mejor es que soy ya un amargado jeje

Deja un comentario