Tempus Fugit. Fuente.

Esta semana he decidido añadir un nuevo relato a Historias de la Máquina del Caos y he enviado el manuscrito a la correctora para iniciar los primeros pasos hacia la publicación de la obra. Es interesante pensar cómo este libro ha surgido de una etapa tan complicada como la que estamos viviendo. Siempre quise hacer un compendio de mis relatos, he encontrado la oportunidad ahora; quizá debería intentar sacar todo lo posible de cualquier etapa, puede que eso es lo que me ha enseñado el confinamiento: no te rindas y haz cosas. 

He encontrado refugio en la lectura, la escritura y el cine en estas semanas tan particulares; en estos siete días, entre videoconferencia, clases y papeleo por cuestiones laborales, he estado pensando en cómo seguir con las otras novelas que escribo y he recordado que había un relato más para la colección.Imagino que cada uno tiene sus propios consejos para superar esta etapa que estamos viviendo. Yo no tengo ninguno que dar, si acaso puedo hablar de lo que estoy haciendo yo y lo que siento que me ayuda. No negaré, no obstante, que a veces hay días peores en los que todo parece venir abajo y que la angustia persiste ahí. Sin embargo, tenemos que convencernos de que todo esto pasará y tendremos la oportunidad de construir un nuevo mundo.


Por ahora, encuentro consuelo en mis historias. La primera colección de cuentos ya está tomando su forma definitiva para finales de año. La segunda novela, una sobre escritores y libros, ha encontrado un nuevo impulso tras el hallazgo de una palabra alemana de la que seguramente hablaré en el futuro. La tercera historia, sobre vampiros, creo que va a «sufrir» algunos cambios en una de sus partes, porque me he dado cuenta de que los personajes hablan mucho del pasado y, quizá, sea mejor «verlo» y he recordado que esa trama me recuerda a un libro que nunca escribí Los asesinos del pulp, la que iba a ser una novela corta para la revista de esa índole (el pulp) donde colaboré hace años, pero que se quedó en nada por la falta de ánimo y que ha venido de nuevo a mi mente cuando la historia de vampiros empezó a sumergirse en la historia de un escritor ficticio pulp. Aguardo que salga adelante.

Y, mientras miro a las nubes de la fantasía buscando formas, el tiempo pasa y nos aseguramos que algún día volveremos a vernos y será, puede, como una nueva primera vez… Muchísimo ánimo y espero que estés bien.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario