Pasado, presente y futuro del dios del trueno contra el Carnicero de Dioses, esa es la premisa del arranque de la etapa de Jason Aaron y Esad Ribic. Fuente.

«No fue  tanto un chillido lo que resonó por toda la aldea vikinga de Kolkumyrar como un grito de batalla. El primero de los muchos que se oirían aquella noche. La noche en que las mismas sombras aparecieron para matar», Jason Aaron.

«Dios ha muerto y lo han matado los hombres» suele ser la frase con la que muchos resumen toda la filosofía del superhombre de Friedrich Nietzsche, un filósofo al que nos vendría mejor leer en vez de tergiversar cogiendo una cita parafraseada por aquí y otra cita parafraseada por allá. Centrándonos en lo literal de la frase, ¿qué ocurriría si un ser se está dedicando a cazar dioses y extinguiendo panteones para lograr un poder inconmensurable que le permita destruir a todas las divinidades? Ese ser se llama El Carnicero de Dioses y es el mismo nombre que lleva el primer tomo del Thor de Jason Aaron, puro viking metal en formato cómic.

jason-aaron-thor
Thor se encuentra con uno de los dioses abatidos por el terrible Carnicero. El apartado gráfico es uno de los puntos fuerte de la etapa de Jason Aaron. Fuente.

Contra el Carnicero de Dioses

Acompañado del magistral dibujo de Esad Ribic y el colorista Ive Svorcina, Jason Aaron (Star Wars, Scalped) nos embarca en una historia a tres tiempos que tiene como elemento común al Carnicero de Dioses. Esta historia está protagonizada no por uno, sino ¡por tres Thors! El Thor actual descubre que las divinidades están desapareciendo, un Thor mucho más joven descubre que los dioses de otro mundo han sido aniquilados y un Thor anciano, convertido en el Padre de Todos (sin un ojo como Odín, y sin un brazo, sustituido por uno de los brazos del Destructor) se prepara para enfrentarse, en un mundo desolado, al mismo enemigo al que se enfrentan sus otras dos versiones: el Carnicero de Dioses.

Cuando se estaba preparando Marvel Now! (esa iniciativa que buscó atraer a nuevos lectores mediante el renacimiento de conceptos y nuevos equipos artísticos), Jason Aaron no dudó en elegir a Thor y se percibe la ambición del guionista para querer narrar una gran historia del hijo de Odín, que abraza la fantasía épica más que el cómic de superhéroes, y se entrega a una serie de números donde solo falta la música de Led Zeppelin, Blind Guardian o Amon Amarth para completar ese aire moderno de aventuras, que abraza la mitología sin despegarse de la fantasía alienígena.

En cuanto a la narración en tres épocas, lo que al principio se antoja como una mera fórmula para embellecer la narrativa, se vuelve crucial en los últimos números del arco, cuando las tres tramas colisionan para narrarnos un plan que va más allá del espacio y del tiempo.

El Carnicero de Dioses se enfrenta a Thor en esta gloriosa imagen a cargo de Esad Ribic. Se habla de la posibilidad de que el Carnicero sea el villano de Thor: Love and thunder, la cuarta película del dios del trueno, dirigida por Taika Waititi (Thor Ragnarok) Fuente.

Héroes, villanos y dioses

La narración de este arco, además, posee un estilo de fantasía que nos recuerda a los relatos y cómics de Conan el Bárbaro (el guionista ha escrito aventuras basadas en el personaje de Robert E. Howard) y ese estilo de Aaron no tarda en llegar también al propio Thor, sobre todo en su juventud, al que no duda en recuperar no solo como un arrogante, sino como un bebedor compulsivo de hidromiel, un guerrero descerebrado y un apasionado de las mujeres. Firme contraste que se realiza con el Thor actual, más heroico y cercano a lo que imaginamos que debe ser el personaje dentro del Universo Marvel habitual, mientras que el Thor de los últimos días, como si fuese el rey Conan, ha perdido la fe en sí mismo y se dispone a una última gran batalla frente al Carnicero y sus perros. Es habitual que tengamos estos aniversarios estilo Doctor Who en los cómics de superhéroes, pero aquí especialmente me parece una celebración de todo lo que es Thor.

Sobre el Carnicero de Dioses, aunque su origen pueda ser algo tópico y su rostro nos recuerde a Quien No Debe Ser Nombrado, se me antoja uno de los villanos más interesantes de los últimos años, porque su propósito no es eminentemente maléfico: quiere acabar con los dioses, que se han convertido en una plaga que desatiende y no cumple con sus deberes con los mortales. Una vez logra un gran poder, decide llevar a cabo su estrategia hasta las últimas consecuencias. Pero ¿en qué te conviertes cuando te dedicas a cazar dioses? Puede que la resolución sea algo más fallida, pero Aaron procura concentrar una interesante idea que resulta fresca frente a otros enfoques recientes de los personajes nórdicos del Universo Marvel.

El Carnicero de Dioses haría que Nietzsche se sintiese orgulloso. Fuente.

Contra los dioses

Sobre el mensaje de la obra, la idea sobre la gira me parece realmente interesante. ¿Qué ocurre cuando los dioses se transforman en seres veleidosos, innecesarios y que evitan cumplir con las oraciones de sus creyentes? No es extraño que un ser como el Carnicero de Dioses decida vengarse y acabe transfigurándose como un monstruo. Lo interesante sería alinearnos en el bando del Carnicero, pero sus actos son atroces. Puede que una profundización mayor de estas ideas hubiese aportado todavía más sentido a la obra, pero no deja de ser un cómic de Marvel cuya principal baza es entretener, maravillar, dejar con la boca abierta, no escribir un tratado filosófico de Nietzsche.

Para mí, hablar de este comienzo de la etapa de Jason Aaron sin hablar del apartado gráfico sería un pecado que me haría perder la gloria de los salones del Valhala, porque creo que si el guion de Jason Aaron es Thor, el dibujo de Esad Ribic es Mjölnir. Ribic tiene una viveza mágica en su trazo, que hace que coincida con lo que todos podríamos esperar de una historia así. La composición de las páginas suele ser más clásica, pero eso no afecta a la narrativa y cumple perfectamente con las funciones que la historia requiere. Las imágenes se hermanan con un trabajo pictórico asombroso de manos del colorista Ive Svorcina que hace que cada página, cada viñeta, cada portada, sean una obra de arte.

Como habréis observado, para mí ha sido un magistral inicio que me ha devuelto la fe en el dios del trueno., El Carnicero de Dioses de Jason Aaron y Esad Ribic es un inicio perfecto para nuevos lectores o lectores que desean reengancharse a las historias del dios del trueno, y que solo se puede definir con una palabra: épico. ¡Levantad vuestra copa de hidromiel y celebrad, porque el dios del trueno hará llover sangre!

Thor #1: El carnicero de dioses. Book Cover Thor #1: El carnicero de dioses.
Marvel Now! Deluxe.
Esad Ribic, Jason Aaron, Butch Guice, Nic Klein
Superhéroes, fantasía.
Panini.
2018.
Tapa dura.
304
https://www.panini.es/shp_esp_es/marvel-now-deluxe-thor-de-jason-aaron-1-smlux004-es01.html

¡Comienza la más aclamada etapa actual de Thor! A lo largo de los siglos,
los dioses han estado desapareciendo, lo que condena al caos a sus adoradores.
Ahora, Thor sigue el rastro de sangre que amenaza con consumir su pasado,
presente y futuro.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario