magicians-crítica-serie

¿Cuál es el precio de la magia? Fuente.

 

Ya falta poco para el
desenlace de la primera temporada de The Magicians y, como veis, ha sido un
viaje en el que me ha encantado participar. Es la primera vez que comento una
serie semana a semana en el blog (antaño comenté Doctor Who en otra web, pero…) y me ha gustado bastante esta experiencia (¿para qué mentir?). He podido compartir
mis opiniones con vosotros (también mis divagaciones y mis constantes paréntesis) y hablar sobre algo que me gusta. Esta semana, con el episodio Remedial Battle Magic, no iba
a ser menos, pero, irónicamente, me separo de la trama principal (donde los personajes intentan aprender magia de combate para enfrentarse a la Bestia) para centrarme
en otra: la de Julia y su búsqueda de los dioses.

Julia The Magicians
Julia, la otra protagonista de The Magicians. Fuente.

El personaje de Julia
ha ido evolucionando, resultando ser más complejo de lo que parecía a simple vista. Como sabéis, me encantan los personajes así. Julia, desde parecer una doña perfecta que había olvidado el
encanto de las novelas de Fillory, hasta descubrir que existía la magia y que se
le negase su entrada a la escuela de magia ha ido evolucionando de un modo constante. A través de ella, descubrimos cómo
algunas personas se enganchan a la magia como si fuese droga (me encanta esa idea), vagando por el
mundo (y submundo) y uniéndose a clanes de hechiceros donde aprender magia de una forma
sórdida y oscura. Sus errores y su ambición la han conducido a traicionar a su antiguo amigo Q y a enfrentarse a la gran perra de la ciudad que es la
hechicera Marina. En su caída, también ha recurrido incluso al sexo para conseguir algún
conjuro más y ha besado las cenizas que han quedado de su alma y su dignidad.

En el tercio final,
una vez rota tras la muerte de una breve mentora, Julia ha descubierto que
existe un grupo de magos que busca un gran proyecto: viajar atrás en el tiempo
y evitar todos los males que les han dañado: la muerte de seres queridos, el
cáncer…
Y para conseguir tal meta, deben buscar la fuerza de una diosa o un
dios que consiga que la magia fluya a través de ellos como un torrente sin
límites
. Y Julia es la destinada a lograrlo, pero no será fácil, porque deberá
recurrir a las criaturas mágicas que están más cercanas a la magia, como aquel
duende de Jonathan Strange y Míster Norrell.


Recorriendo la ciudad,
Julia se encontrará con un vampiro y una lamia, hecho que me hace maldecirme un
poco porque tenía a ambas criaturas en mi nueva novela, M is for Magic
. Por
suerte, en la serie han optado por el vampiro como una especie de Keith Richards
y la lamia como los “fantasmas” marcianos de Ray Bradbury. En mi novela, por
suerte para mí (que si no tendría que cambiarlo), caracterizo a esos monstruos de esa manera. Al menos, me encanta (y mucho) ver tocados estos temas que me fascinan.

Julia, Kady, The Magicians
Kady y Julia y su encuentro con la lamia. Fuente.

No obstante, volviendo al episodio, es así
como Julia descubre que las viejas criaturas mágicas dicen lo que para muchos
es un hecho: dios está muerto, no queda esperanza, nadie escuchará los rezos,
no queda suerte ni fortuna.
 ¿Recordáis el famoso «Dios ha muerto y lo hemos matado nosotros», entonado por el famoso filósofo Friedrich Nietzsche? Pues ahí tenemos algunas consecuencias inesperadas dentro de ese mundo mágico. Nietzsche siempre fue uno de mis filósofos predilectos, lo estudié bastante en mi adolescencia (en mi prueba de acceso a la universidad elegí su opción para completar el examen de filosofía). Siempre he encontrado en Nietzsche y su no (a menudo) al resto de filósofos como Platón o Aristóteles la clave para entender al resto de los filósofos y para entender un poco más el mundo. Y aquí, tenemos un extraño homenaje.

Como si del Predicador de Garth Ennis se tratase, en The MagiciansDios y el resto de fuerzas divinas han abandonado a la humanidad y a las
criaturas mágicas.
No habrá esperanza para lograr ese hechizo con el que
cambiar el pasado. No habrá futuro. No hay dios, el viejo lema aplicado y
terroríficamente real dentro de su contexto. ¿Qué haremos si sabemos que
estamos solos y somos responsables de nuestros propios actos? ¿Nos aplastaremos
bajo el peso de nuestra propia libertad?

Pero como en los
viejos cuentos, es a través de los sueños donde se hayan respuestas y Julia y
el espectador lo saben. Morfeo siempre está ahí para abrir la última puerta.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

10 comentarios sobre “The Magicians: Remedial Battle Magic o los dioses han muerto

  1. Esta serie mola muchísimo, aún voy por el capítulo 7 u 8 y estoy enganchadísimo. Como si Harry Potter le metieras un chute de oscuridad y chunguez muy potente.

    1. Ni que lo digas. Poco a poco se ha ido convirtiendo en una propuesta mejor en cada episodio. Mueve ideas muy buenas y plasma ese "lado oscuro" de la magia de un modo bastante interesante. Esperemos que no la fastidien en los dos capítulos que quedan y en la segunda temporada que tienen planeada.

  2. Es una de las veces en que encuentro algo para criticarte. Algo que me parece un error para un juntaletras. Me refiero a maldecirte porque en esa serie aparezcan un vampiro y una lamia, la sospecha de tener que cambiar los personajes. Me parece que algunos tipos de personajes se recurre una y otra vez. No hace menos efectiva a la película Maléfica que haya arboles antromorficos parecidos a los ents de El Señor de los Anillos. Ni que Gandalf se parezca Dumbledore, como los druidas de Asterix. Es que hay historias que se cuentan una y otra vez, como tipos de personajes.

    La idea de la magia como adicción aparece en Buffy La cazavampiros, en el personaje de Willow.
    Y que un personaje esté inspirado en Keith Richard es evidente en Piratas del Caribe, en Jack Sparrow.

    La idea que los dioses están muertos me recuerda a una idea sobre una época del humanidad de transición entre el paganismo y el cristianismo, que fue una época en que la huamidad estuvo sola, porque los dioses estaban muertos y lo nuevo no había llegado. Una idea que plantea la saga de videojuegos, God of war.

    Julia parece un interesante personaje.

    1. Sobre el tema de la lamia y el vampiro, no deja de ser un apunte sobre lo que estoy escribiendo. Ya no lo voy a cambiar, pero me resultó interesante y más sobre las lamias, que no suelen aparecer tanto en la ficción actual. Un mero apunte, jeje… Para maldecirme de verdad, tengo otras cosas.

      Muchos autores han planteado la idea de la muerte de los dioses. Me has recordado a la trama de American Gods de Neil Gaiman, que trata sobre cómo los dioses pierden su poder cuando la gente deja de creer en ellos.

      Julia no solo parece, sino que ES un personaje interesante.

      Muchísimas gracias por tu comentario.

  3. Sin spoilers: ¿mola? Vi el primer capítulo y me gustó mucho, pero no he podido seguir por ahora.

    1. Sin spoilers, mola (al menos, me está molando bastante). Desde el primer capítulo hasta el actual y, en mi opinión, va a mejor. Tiene algún titubeo, pero posee buenas ideas (algunas muy gaimanescas), un reparto cumplidor e instantes bastante currados.

      Lo importante es que es interesante ver una ficción donde la magia no se muestra como algo puro o lleno de esperanza, sino como una droga. Para mí, ya te digo, una gran sorpresa.

      Quizás no es HBO o similares, un Breaking Bad o un Juego de Tronos, pero, simplemente, por su forma de cumplir, entretener y llamar la atención, me parece una serie a tener en cuenta.

    2. Pues nada, la subo posiciones en la lista porque me temía que el piloto fuera lo mejor.

  4. Me encanta el tratamiento que hace el grupo de Julia de la magia como retazos de la creación, herramientas olvidadas. Julia tocada por los dioses (algo similar a lo que sucede en Penny Dreadful) y la búsqueda de los mismos como fuente de poder.
    Nietzsche siempre me fascinó, creo que él y Platón con sus trabajos fueron los filósofos que más me impactaron durante la adolescencia. En mi primera novela, Gehenna, había un par de citas de Nietzsche puestas en boca de los personajes.
    No puedo esperar a ver el desenlace de The Magicians y cada vez estoy más segura de querer leer los libros; en algunas críticas que he leído por ahí dicen que la trama de Julia es la que mejor adaptada está en la serie, así que la cosa promete 🙂

    1. Es curioso. A medida que me he ido documentando sobre magia, esa idea de que es una fuerza que sobrevivió al origen del mundo me ha parecido cada vez más y más interesante. Julia creo que es bastante humana. No todo el mundo sería puro y genuino poseyendo la magia. A veces, todo lo contrario.

      Me alegra saber que a alguien más le llegaron las palabras de Nietzsche. Siempre me ha acompañado la filosofía de este autor. Lo dejé un poco aparcado, pero en estos días me ha vuelto a la cabeza constantemente. Eso debe significar algo.

      En cuanto al final de The Magicians, yo tampoco lo sé. Imagino que resolverán el tema de la Bestia, pero a saber qué más contarán… En cuanto a los libros, los tengo esperando para muy pronto devorarlos.

      Muchísimas gracias por tu comentario, un saludo. 🙂

Deja un comentario