Tiempo de lectura: < 1 minuto
Fuente

Sweet Sacrifice, una de las mejores canciones de Evanescence, formó parte de ese disco que no paré de escuchar en verano de 2007: The Open Door. Y ahora, lo escucho tras tanto tiempo…

A veces, podemos hacer memoria sin ponernos a pensar. Si leemos un libro, vemos una película o, como en este caso, escuchamos una canción que devoramos en una etapa de nuestra vida, es deleitarnos con los primeros compases y viajar a esos momentos.

Y, de repente, vuelves a disfrutar de un grupo que escuchabas sin parar hace seis años y evocas por qué te gustaba tanto en esa época y por qué ahora los sigues escuchando sin sentir ninguna vergüenza. No siempre tengo esa suerte, pero cuando la tengo, debo compartirla de alguna manera.

Fuente.

Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Sweet Sacrifice de Evanescence

  1. Ohhh ¡Evanescence!
    ¡Es mi banda favorita desde los catorce! * . *
    Yo tampoco he dejado de escuchar sus canciones, aunque admito que mi época favorita se remonta a Ben Moody (el guitarrista y compositor de muchos de los temas), él y Amy eran únicos, eran la esencia de Evanescence.

    Si no lo has hecho te recomiendo la nueva formación de Ben Moody: We Are The Fallen y los discos en solitario de Ben: "You Can't Regret What You Don't Remember" y "All for This"

    1. ¡Sabía que yo no era el único que sentía debilidad por esta banda!

      Sí, también fue mi época favorita. Su último disco no me gustó mucho, lo reconozco, así que suelo viajar a las primeras canciones y me transportan a otra época de mi vida.

      Muchísimas gracias por las recomendaciones, me las apunto, que usted tiene buen gusto. 🙂

      ¡Gracias por tu comentario!

  2. Evanescence es memorable. O tal vez lo sea su líder, Amy Lee. Una mujer que puede ser calificada como una musa, por su talento, por su personalidad.
    Muy bien por esta mención, buena entrada.

    1. Una musa que me ayudó a escribir en el verano de 2007 mis primeras novelas sobre vampiros, junto a la música de su grupo y otros como los Rolling Stones.

      ¡Gracias por tu comentario!

Deja un comentario