Tiempo de lectura: 3 minutos
Pixabay.

1. INT. EL ANTRO- CUALQUIER HORA                    1

OSCURIDAD

CARLOS (V.O)

“Escribir un guion de cine es lo
más difícil que se puede hacer con la ropa puesta”.

No. 

No, eso suena demasiado pretencioso
y masoquista… 

Pero necesitaba una forma de empezar.

“Una buen película es un milagro en
cada fotograma”.

Vaya, eso suena adoctrinador, que suena feo de por sí.

“Lo importante del cine es el guion…
y todo lo demás”.

No, no…

No sirve ninguna frase para empezar
este texto que escribo para afrontar el tedio de la espera hasta el comienzo del máster y las mil
cosas que tengo que hacer y no sé cómo hacer. 

Al menos sirve como homenaje a una película que he
visto hace poco.

Aparece un tipo que parece CARLOS, que va a dar un intento de discurso histriónico
o neurótico al estilo Woody Allen.

CARLOS

Me asombra
cuando ves una serie o una película que va sobre un escritor y, de pronto, el tipo empieza a escribir y en las dos horas que como mucho llega a durar la
película, puede llegar a escribir una novela o un guion sin más… sin que pasen días, ya se sabe, él es el narrador y todos esos trucos. 

Eso no ocurre
en la vida real. 

O no me ha pasado a mí, que soy un desgraciado.

Cuando dije
voy a escribir un guion, ya había escrito otros y también novelas, relatos,
microrrelatos… Los que seguís aquí en El Antro… si es que alguno sigue aquí… sabe de mi gusto
por contar historias y mi poca vida social.

Lo que no
podía imaginarme es que escribir un guion puede costar tanto. 

No es escribir
una novela para empezar… Evidente. Aunque tengan reglas similares… y otras radicalmente
diferentes, que se parecen tanto como una piedra y un unicornio… premio a la
metáfora más estúpida del año, señores.

Leí un
libro sobre cómo se escriben guiones… y no, no decía la palabra dummies en la portada)… y descargué unos cuantos de películas que
me gustan. A partir de ahí los usé como guía. Que conste que suelo ver
películas también. 

Si a escribir libros se aprende leyendo, a hacer cine se
aprende viendo cine… y leyendo también.

Aún así se
mueve en otros códigos. Debes pensar en imágenes. Debes buscar el diálogo más
afortunado. No puedes regodearte en detalles a menos que signifiquen mucho. 
Cada
página es aproximadamente un minuto. La historia tiene que avanzar, tiene que
tener un ritmo determinado que en la novela o el relato difiere… 

Al menos estas
son algunas cosas según el tipo de cine o lo que me gustaría hacer dentro de
esta industria si es que alguna vez hago algo. No me hagáis mucho caso si lo
que os va es el cine experimental como el Empire de Andy Warhol. Por cierto, esta es justamente mi escena favorita de Empire.

Aún así una
vez leí que Alan Moore (cada vez que lo cito me dan un dólar, ¿no lo sabíais?)
dijo en su momento que escribió un guion como prueba literaria. Nunca se hizo
la película, pero ahora han hecho un cómic basándose en el libreto. Fashion
beast
se llama. Espero que llegue por este país. 
Lo que quería decir por este
párrafo, pero se me iba…, es que un guion es una buena prueba literaria por si
quieres perder o ganar fe en lo que haces escribiendo.

Personalmente,
por ahora, estoy tecleando. Llevo solo cuarenta páginas y me enfrento a
saber si la historia se está moviendo o está parada y no me he dado cuenta. 

Algo me dice que voy a hacer muchos cortes. 

Algo me dice que describiendo
algunos planos estoy cargándome el trabajo del director que a saber si soy yo o
un mono ruso alcohólico que te amenaza con una daga. 

A saber quién sería mejor
de los dos.

En fin,
este texto solo ha sido una excusa para contaros en qué estoy metido ahora, que
se me viene encima (el máster de dirección y producción en cine digital), lo
que estoy escribiendo y advertiros de que este octubre me toca guion y en noviembre
me toca novela para el NaNoWriMo.

Ah y cuenta la
leyenda que una vez tuve vida social, pero es eso, una leyenda.

Seguiré tecleando… Espero que sigáis leyendo.

FUNDIDO A NEGRO

P.D.: La película a la que me
refería al principio era Manhattan de Woody Allen y su comienzo. Dejadme…


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario