Tiempo de lectura: 3 minutos

Aquí, donde me veis, después de un par de años, ¡he recibido mi primera varita mágica! Me la ha regalado y la ha fabricado Silvia, una de las estudiantes del instituto que he visitado, y ha sido un momento mágico, como recibir dicha varita de las manos del propio Ollivander o, ya que estamos, de Gilder y otros personajes de la Tienda Infinita. 😏 Ha sido un resumen genial de algo que me fascina gracias a los lectores: ¿cómo hacer que la ficción se vuelva real? Para mí, es un obsequio extraordinario saber que sus excelentes estudiantes se han propuesto adaptar algunos de los pasajes de la novela y convertirse en esos personajes con los que he soñado durante tanto tiempo.

Hay momentos que importan mucho para mí y debo dar las gracias al alumnado, las profesoras como Rosa, Conchi… y toda la comunidad del IES Tomás de Iriarte. Han elegido a Devon Crawford y los Guardianes del Infinito como una de sus lecturas y un grupo de ellos participará en el Congreso de Jóvenes Lectores de Tenerife. Es un orgullo y algo increíble que no dejaré de sentir como algo maravilloso. Gracias al grupo con el que hablé del proyecto, a los alumnos de primero que me realizaron una entrevista fantástica y los chicos de última hora que quisieron leer (con “comentarios del autor”) la novela. 🙂 ¿Cuán valioso puede ser vivir un sueño?

Cuando escribí Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, pensaba en un lector imaginario, pero me he dado cuenta de que ellos son los mejores lectores posibles, porque… ¡son reales! Están vivos, llenos de sueños y posibilidades. Cuando me perdía en 2014, cuando intentaba buscarme en aquellas caminatas interminables de 2015, cuando emprendí nuevos caminos en 2016…, aguardaba conocer a gente tan mágica como vosotros y puedo reconocer que os merecéis todas las buenas palabras e historias que pueda crear.

Pocas cosas son tan asombrosas como ver el apoyo de los docentes a historias diferentes o escuchar a una joven de uno de los grupos decir que se siente identificada con Devon, que un alumno te dé las gracias por estar allí hablándoles, que otro te diga que yo tengo que empezar a hacer cameos en su obra de teatro como si fuese Stan Lee (¡ostras! :D) o ver sus ojos de ilusión cuando saben que ellos siempre serán mi primera elección cuando escribo una historia. Y son solo algunos de esos instantes imborrables. La fantasía nos espera en cualquier lugar, a través de la magia de los libros y el resto de las artes, de la sonrisa de la persona que queremos o en la luz de un amanecer. Vosotros lo sabéis. Devon, Gwen, Theophilus, Mundungus, Erander, Bécquer, Helena… Todos están en buenas manos, en las mejores.

Gracias también, ya que estoy, a mi familia por soportarme y nunca tirarme los sueños abajo (o sacrificarme, que también) y a Tatiana (Elsbeth), por su foto y por hacer de apoyo en mis “locas cruzadas idealistas”, como diría cierto caballero jedi. No habría multiverso sin vosotros.

Muchísimas gracias y no dejéis de salvar el multiverso con la lectura, el arte y los sueños. Es lo que vale siempre la pena. El infinito espera. Gracias por hacer feliz a este niño de veinticinco años. ¡Ahora toca hacer magia! 🙂

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario