Tiempo de lectura: 5 minutos

«La danza macabra es un vals con la muerte. Es una verdad de la que no podemos permitirnos apartar la vista. Al igual que las atracciones de las ferias que imitan una muerte violenta, el relato de horror es una oportunidad de examinar qué es lo que pasa detrás de unas puertas que normalmente mantenemos cerradas con doble cerrojo. Y sin embargo la imaginación no se contenta con las puertas cerradas. En alguna parte hay otra compañera de baile, susurra la imaginación en mitad de la noche; una compañera con vestido podrido, una compañera con las cuencas de los ojos vacías, con musgo colgado de sus guantes hasta el codo, con gusanos retorciéndose entre los escasos restos de su pelo. ¿Estrechar a semejante criatura entre nuestros brazos? ¿Qué, me pregunta, estaría tan loco? ¿Y bien…?»

A finales de la Edad Media, las epidemias, las hambrunas, las guerras y la miseria llevaban a que la muerte estuviese presente en todo momento, también en el arte. Sería en este campo donde, más allá de retomar tópicos como el memento mori, el tempus fugit o el carpe diem, aparecerían ideas que se verían reflejadas en la danza macabra. En estas representaciones, la Muerte, con su imagen esquelética, dejaba claro a todos los mortales que acabaría danzando con ellos en un macabro baile. ¿No es acaso la vida un largo baile con la muerte?

Danza-macabra
Representación de la danza macabra, elaborada por Michael Wolgemut.

Danza macabra es también el título del ensayo con el que Stephen King, el padre del terror moderno, repasó toda la historia del género. Este ambicioso proyecto se ha convertido en uno de los pilares básicos para comprender al escritor de Maine, pero también para encontrar sentido a por qué amamos tanto este género. Sin duda, un imprescindible que no debemos, por cierto, confundir con The Stand (Apocalipsis), que en su primera versión se tituló La danza de la muerte.

#Danzamacabra de Stephen King es un extraordinario recorrido por la historia del género fantástico. Edita @ed_valdemar Clic para tuitear

Nuestra Danza macabra

«Pero no creo que nadie sepa de verdad lo que piensa realmente (o quizá incluso lo que realmente sabe) hasta que no lo escribe…».

Todos los Lectores Constantes aficionados a la obra de King apreciamos gratamente sus introducciones, porque, a menudo, son reflexiones no solo sobre ese libro, sino sobre el terror, la creación, su sociedad… Danza macabra es una de esas introducciones, pero con esteroides, ya que se extiende unas 640 páginas.

Danza macabra es ensayo fundamental. Suena baladí, pero no lo es. El demiurgo tras La Torre Oscura, como si fuera el propio Roland Deschain, va por la senda de la literatura, el cine y la televisión desde la óptica del horror. Y lo hace desde sus orígenes hasta los años ’80, cuando se publicó por primera vez. Puede que haya quedado desactualizado en algunas cuestiones, pero su valor histórico y como punto de partida es fascinante.

Un buen ensayo no se limita a ser simplemente académico. Danza macabra no es colegueo sin más, sirve como punto de partida para estudios sobre diversas obras, pero, por otra parte, el ameno y coloquial estilo de Stephen King lo hace más cercano al lector. Leer Danza macabra es entablar un diálogo con su escritor igual que El horror sobrenatural en la literatura era entablarlo con H. P. Lovecraft. Y cualquier amante del terror o el fantástico en cualquiera de sus vertientes, lo agradecerá.

Reseña-Danza-macabra
Hablamos de Danza macabra, uno de los mejores ensayos sobre el género, escrito nada más y nada menos que por Stephen King.

Descubriendo a Stephen King

Por suerte, King no se queda en lo anecdótico o enciclopédico, sino que también indaga en los críticos, la recepción por parte del público, la violencia «justificada» bajo el pretexto de haber leído cierto libro o haber visto cierta película, la necesidad de leer o ver el terror… Es interesante ver cómo King sostiene que todos necesitamos bailar con la locura para poder lidiar con ella sin llegar a sucumbir.

Por otra parte, nos permite saber más de King como autor, pero también como lector y espectador. Además, es una fuente muy interesante a la hora de analizar obras como La semilla del diablo, Frankenstein, La feria de las tinieblas, La maldición de Hill House… No siempre estaremos de acuerdo con sus dobles lecturas o sus interpretaciones, pero eso hace que sea más interesante si cabe.

Tras una carrera tan larga dentro del fantástico, King se ha ganado la posición de la que goza y, cuando se estudie su figura, indudablemente, Danza macabra será una de las fuentes de información primordiales.

Danza-macabra-crítica-libro-stephen-King
Un ensayo como Danza macabra nos permite además descubrir más sobre el escritor de Maine. | Stephanie Lawton, CC BY 2.0 <https://creativecommons.org/licenses/by/2.0>, via Wikimedia Commons

Imprescindible para lectores y escritores

Al igual que en Mientras escribo, el ensayo sobre cómo escribir de King, en Danza macabra descubrimos más del autor como lector y espectador, asombrando la cantidad de obras culturales que le han acompañado a lo largo de su vida. A su vez, como escritores, podemos hallar una infinita fuente de inspiración en sus palabras. Un escritor debe amar diferentes disciplinas artísticas, de lo contrario, la fuente se seca.

Como en el ya citado El horror sobrenatural en la literatura de H. P. Lovecraft (del que este libro es un buen complemento), Danza macabra ha sido editado en nuestro país por la editorial Valdemar. Incluye amplias notas, listados de películas y novelas, y una excelente traducción que no se ve entorpecida en ningún momento. Todo un placer para el lector, sin duda.

Danza macabra es, por tanto, un ensayo para amantes de Stephen King y del terror, pero también para todos los que quieran descubrir más del género. Eso sí, cuidado con leerlo de noche. Este libro muerde. Y una vez muerde, contagia la enfermedad terrible del amor por el horror. Advertido quedas.

«En realidad no es una danza de la muerte, ni mucho menos. También aquí hay un tercer nivel. Es, en el fondo, una danza de los sueños. Es un modo de despertar al niño interior, que nunca muere, pero cada vez duerme más profundamente. Si el relato de horror es nuestro ensayo para la muerte, entonces su estricta moralidad también lo convierte en una reafirmación de la vida, la buena voluntad y la simple imaginación… sólo otra cañería hacia el infinito».

Suscríbete y recibirás una guía de dónde empezar con las grandes obras del género fantástico

Consentimiento *

Danza Macabra Book Cover Danza Macabra
Valdemar Intempestivas
Stephen King
Ensayo
Valdemar
2016
Tapa dura
640
http://www.valdemar.com/product_info.php?cPath=6&products_id=810&osCsid=

Heredero de la gran tradición norteamericana en narrativa de terror, que nace con E.A. Poe y pasa por H.P. Lovecraft, Stephen King ha logrado con sus obras una difusión jamás alcanzada por ningún otro autor en este género, dotándolo de una vitalidad envidiable. Danza Macabra (1981) es un lúcido y divertido ensayo, lleno de referencias a multitud de obras y jugosas anécdotas biográficas, que pretende dar respuesta a la paradoja esencial del aficionado a la ficción de terror: «¿Por qué hay personas dispuestas a pagar a cambio de sentirse extremadamente incómodas?» Y para abordar tan complejo asunto, King se vale de un doble recorrido, histórico y personal, a través de la literatura y el cine de terror modernos (1950 -1980), «con un par de salidas al margen para explorar las raíces del género».

«El buen cuento de horror –reflexiona King– avanza bailando hasta alcanzar el centro de la vida del lector, donde encontrará la puerta secreta a esa estancia que usted creía que nadie más conocía». Tras sugerir que la ficción de terror remueve los temores sociales más inconfesos, y que está sujeta por tanto a cambios históricos, argumenta a propósito de su pervivencia que «aunque los sueños inquietos del inconsciente colectivo puedan cambiar de década en década, la tubería que se hunde en ese pozo de sueños permanece constante y vital». «Este libro es únicamente mi paseo por todos los mundos de la fantasía y el horror que me han complacido y aterrorizado», explica su autor, al tiempo que nos recomienda: «vaya mordisqueándolo de vez en cuando o devórelo de cabo a rabo, pero disfrútelo».


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Danza macabra de Stephen King: descubrir el horror

  1. Un gran título, Danza macabra. Que tal vez suena mejor en castellano, con una única vocal, muy potente en el sonido.
    Sería interesante una versión nueva de esa pintura, con Death of the Endeless..

    Es interesante un ensayo sobre el terror, que recuerda a de Lovecraft, que he leído.

    Me gusta la idea de bailar con la locura, sin sucumbir a ella.

Deja un comentario