Réquiem por la Banda de los Huesos

(o voy a hablarte de fantasmas ¡Bu!)

Imagen libre de derechos.

Publicado originalmente en el cuarto número de la revista SinNombre

Tengo 19 años desde 1888, por un pequeño detalle: soy un espectro. Me llamo Cara Rajada, porque me desfiguraron a navajazos. Nada del… otro mundo. Encantado, Linda (horroroso tu nombre, por cierto). Voy a responderte a ciertas preguntas que te habrás hecho alguna vez, antes de suicidarte por una moda adolescente, tontita.

Empecemos… ¿Ese escalofrío sin explicación que recorría tu cuerpo de noche cuando paseabas por sitios solitarios? Ésa es la renacuaja, Julia. Ella te persigue y suspira. A veces, te espera en alguna curva. Le encanta ser la niñita de la curva.

— ¿Te vienes conmigo a hacer autostop?– preguntó la pesada de Julia. No ve que los demás le decimos que “no” con la cabeza a la novata–. A ver si encuentro a mis papis…

¿Los lamentos del Parque García Sanabria por la noche? Claudia. Murió con 15 años en 1984. A los vivos les gustaría morirse para poder verla (eso de morirse se arregla con tiempo, de todas maneras). Su asesino no quería que nadie viese lo guapa que era. Fue su padre. Si vas de madrugada por el Sanabria puede que la escuches llorando. Sola.

—Jovencita Linda, ¿te parece bonito eso de suicidarte por moda?– regañó Claudia.

¿Las horribles imágenes que recorren tu mente sin que venga a cuento cuando pasas por el casco antiguo de Trinidad? Son las imágenes del horror que “pincha” en tu mente Dj. Spectre. Es un poco… fantasma.

—Lo importante es que es otra chica. ¡A ver si no es una niña pesada ni una estrecha!– exclamó Spectre. Pienso que lleva con sobredosis desde que murió en 1990.

Linda, las ciudades son siempre fantasmas. Absolutamente todo, somos los muertos.

— ¡Tenemos nueva miembro de la Banda de los Huesos! ¡Bu!– gritamos a la suicida.

No sabemos dónde estamos, pero disfrutamos estándolo: sin fuegos artificiales divinos, túneles hacia la luz y películas de nuestra vida antes de estirar la pata. Y tú, sí, tú, vivito y coleando, nos has leído en este trozo de la nada, disfruta también ¿quieres?

Hasta que volvamos a olernos (espero que dentro de mucho tiempo). 

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario