Fuente de la imagen.

Me dirigía a casa tranquilamente cuando los vi.

Entre los arbustos del parque, había una pareja de amantes tirada por el lecho verde hierba. Eran muy jóvenes y lo sabían.

Aún recuerdo cuando tenía esa edad, cuando se sentía ese ardor por dentro que buscabas desahogar de cualquier manera. Bendita juventud.

Veo sus sombras. Él se retuerce bajo ella, mientras la chica le besa con todas sus fuerzas, de forma obsesiva, sin límites. Es bonita esa pasión extraña. Sientes envidia cuando la has perdido. Sus cuerpos se mueven sobre el césped, acompasados, y demuestran que quieren comerse a besos. Sus corazones deben latir al mismo tiempo y…

Empiezo a sentirme un intruso y me pongo colorado, así que me marcho por donde he venido y sólo recuerdo la sombra de ellos dos, amándose. Dios… Me siento un viejo verde.

*

“Pasemos a sucesos. Un miembro de la policía urbana encontró el cadáver de un joven de quince años, a las 10 de la mañana, en el Parque Erickson. No se le ha podido identificar, su rostro había sido devorado completamente. Parece ser que llevaba muerto desde esa madrugada.

El asesino o la asesina caníbal ha vuelto a actuar y no hay ningún testigo. Seguiremos informando”.

*

Vaya, fue en el mismo sitio donde estaba aquella pareja. Menos mal que no han sido ellos. Ellos sólo se comían a besos y… Dios… Me siento un viejo verde.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Relato: Qué bonito es el amor

  1. OH!

    El amor es algo realmente bonito cuando se vive en él, cuando no a veces puede ser una mierda, pero bueno.

    Creo que todos nos hemos tirado en un cesped y hemos disfrutado de algunos besos y luego se ha paseado por él (qué pasa, me mola ir a darle gusanitos a los patos y qué)

    Pero luego nos has hablado del canibalismo… comerse a besos es canibalismo? Porque si esto es así creo que más de uno podríamos acabar como el señor del Silencio de los Corderos ejemejem….

    Jo, en estos momentos estoy espesa quizás sea porque he llegado de parque hace poco por eso no voy a poner nada más por aquí. Cuando tenga algo más interesante que decirle se lo diré xD

    Que pase una bonita noche amando en el cesped! Señora Anónima Mortal

  2. Hey, Señora Anónima Mortal!

    Desde luego ha sido uno de sus comentarios más… "psicodelicos", Señora Anónima Mortal… Yo que usted me sentiría muy orgullosa.

    Muchísimas gracias por su comentario =)

Deja un comentario