Tiempo de lectura: 5 minutos
Fuente.

Otro año que llega a su final y este ha sido uno de los años más dolorosos, extraños y cambiantes que he vivido… No sé cómo lo recordaré dentro de un tiempo, pero puede que lo haga a través de la música.

Cuando en 2010 (¿o fue 2009?) mi compañera Elsbeth hizo una entrada sobre la música que la había acompañado aquel año, no creo que se imaginase que años después, yo seguiría con la tradición de resumir cada mes con una canción que escuchaba mucho en ese momento o se relaciona con lo vivido. ¿Lo bueno? Es un ejercicio de síntesis. ¿Lo malo? Hay mucha nostalgia. ¿Qué queda? Que sirve para escribir algo y escuchar música y eso vale siempre la pena.

ENERO: In the End de Black Veil Brides

Black Veil Brides ha sido todo un descubrimiento para mí, uno de esos que solo me importan a mí, pero ¿qué más me da? Hicieron que aquel extraño y asqueroso enero sirviese para algo, además de permitirme imaginar nuevas historias.

FEBRERO: Heart Shaped Box de Dead Sara

Digno cover de la banda Dead Sara a partir de la famosa canción de Nirvana, que dio título al debut novelístico de Joe Hill, que leí hace unos años (y no tiene la culpa de que haya escrito una frase tan subordinada). Me sirvió para escribir y reenfocar Hollow Hallows.

MARZO: O-O-H Child de The Five Stairsteps

No diré nada al respecto. Sé lo que pasó ese mes, sé lo que me gusta esta canción, sé lo que me ayudó y sé que hay cosas que siempre echaré de menos.

ABRIL: Runs in the family de Amanda Palmer

Amanda Palmer es una de mis musas y eso no lo voy a poder cambiar. Si seguís el blog, sabréis que se ha convertido en una pequeña «obsesión» personal en los últimos meses. Creo. Me gusta su música, me gusta la imagen que transmite y me gustó escucharla continuamente mientras perseguía el sueño de acabar Hollow Hallows y yo me limitaba a seguir con vida.

MAYO: What kind of man de Florence + The Machine

En 2011, Ceremonials se convirtió en mi disco favorito y reivindicó a Florence y su banda dentro de mis gustos musicales. Este año 2015 lo han vuelto a hacer con su pegadizo y brillante How Big, How Blue, How Beautiful, cuyas canciones no paré de escuchar ya fuera en el coche o escribiendo Las Chicas Steampunk a contrarreloj para entregarlo a la editorial. What kind of man me encantó desde la primera vez y…

JUNIO: Third Eye de Florence + The Machine

Third es una de esas canciones que, incluso estando escondidas entre el resto, se transformaron en una de mis favoritas del disco aunque no cuente si quiera, por ahora, con videoclip. Potente, enérgica, vibrante… No me la he podido quitar de la mente muchas veces, mientras escribía Las Chicas Steampunk e intentaba que el mundo siguiera adelante.

JULIO: Do it with a rockstar de Amanda Palmer

Es una de mis canciones favoritas de Amanda Palmer y su videoclip es fantástico (¿os imagináis que los conciertos de Palmer sean así en la vida real? En El arte de pedir los describía y…). Me encanta el tono de rock de la canción, la potencia de Amanda… Si empiezo a tararearla, no me detendré. Jamás. Nunca.

AGOSTO: Nothing de The Editors

Oh, esta canción esta dentro de mi refugio de canciones tristes que me dan siempre ganas de llorar y no porque sea mala, sino porque me resulta realmente triste, conmovedora. Descubrí a The Editors hace un tiempo, más al volverlos a escuchar hace poco, y encontré este tema con el que reemprendí la escritura de parte del segundo acto de La Historia de la que tantas veces os he hablado. No he seguido con La Historia (otro fracaso para la lista, ¡bien!), pero esta canción sigue estando entre mis favoritas.

SEPTIEMBRE: Spectrum de Florence + The Machine

El arte nos ayuda a sobrevivir; para mí, la vida sería insoportable sin arte: no sabría de qué hablar, cómo imaginar, cómo consolarme… Y no quiero ser cursi (aunque lo sea), pero un ejemplo de consuelo está en este Spectrum de Florence, una canción que siempre ha estado entre mis favoritas de Ceremonials, pero que siempre dejaba detrás hasta que la volví a escuchar en el momento oportuno y, voilà, sin ser descubierta en ese instante, me devolvió el ánimo cuando me rompieron en pedazos. We are shining, and we will never be afraid again. Simple, pero me encanta.

OCTUBRE: Drag me to the grave de Black Veil Brides

Otra vez Black Veil Brides, otra vez roto, otra vez buscando la luz al final del túnel o pidiendo que me arrastren hasta mi tumba para yacer en paz si es que eso está permitido para gente como yo… Pero ¿por qué demonios pretendo dar pena con esto? ¡Maldita sea, Carlos! ¡Espabila! ¡Estás viviendo tu vida, sigues vivo, te mueves, haces cosas, sigues adelante, tienes buena música, buena gente a tu lado! ¡Sigue adelante! ¡Sigamos todos adelante!

NOVIEMBRE: The Lannister always pays his debts de Ramin Djawadi

Elsbeth y yo empezamos a ver de nuevo Juego de Tronos, cada noche un capítulo hasta que nos convertimos en fanáticos y, mientras leíamos los libros, devoramos los capítulos de tres en tres hasta que se nos ha acabado la serie. Vaya lío, ahora a esperar hasta abril…

Me han gustado muchas cosas, de algunas os he hablado en algunos post, pero podría deciros que otra que me encanta es la música de la serie, hecha por un autor que se ha reivindicado para mí, Ramin Djawadi. Este es uno de sus mejores ejemplos.

DICIEMBRE: The Parthenon de Christophe Beck

Os hablé en su día de cómo algunas bandas sonoras estaban ayudando a concebir mi nuevo proyecto tras la publicación de Hollow Hallows y el envío a la editorial de Las Chicas Steampunk. Esa historia en la que trabajo ahora, M is for Magic, ha encontrado cierta inspiración en temas pegadizos como este. Al principio, pensé en escribir esta historia como una novela juvenil, pero al final he decidido hacer otra cosa y, ahora, mientras sigo pensando en ella, busco que música como esta organice mis ideas. ¡Espero que haya un milagro!

Y hasta aquí mi repaso musical a 2015. Ha sido un año difícil, raro y del que tal vez os hable de un post resumen en esta semana. Espero que, cuando mire atrás, halle aquí canciones con las que siga imaginando y evocando las cosas que han cambiado y las que se han quedado intactas. Hay mucha música aquí que hace mi vida soportable, espero que a vosotros también os guste.

¿Y vosotros qué? Los que nunca habláis, ¿qué pensáis? ¿Tenéis banda sonora de este 2015? ¿Le pondréis banda sonora a 2016?

Ya de paso, os dejo las playlist de los años anteriores:


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Playlist 2015

  1. Interesante antología musical. Interesante para inspirar la escritura.
    Parece que tenés dos musas musicales.
    Una es para tener envidia a Neil Gaiman, talento, trascendencia ganada por personajes como Sandman y…Amanda Palmer. Me gustó el video en que se revuelca por el piso.

    Y también me gusta la música como los videos de Florence y su grupo.

    Noto que ambas tienen un talento actoral, lo noto en sus videos.
    Tal vez funcionarían para alguna película de Marvel.
    Y esto inspira una película con malda. Imaginate que te piden una historia para una película, en que actúen las dos, con la condición de que el personaje de una prevalezca sobre la otra. Y la perdedora termine mal. ¿Cuál sería la ganadora?
    Te dije que la película tenía maldad. No hace falta que contestes.

    Y Juego de Tronos es una serie de gran nivel, lo que incluye la música.

    Saludos y que tengas un buen año nuevo.

    1. Lo bueno de hacer estos compendios musicales es que me doy cuenta de cómo poco a poco cambian mis gustos y preferencias musicales.

      Me temo que, conociéndome, acabaría metiendo demasiados elementos fantásticos en una batalla entre Florence y Amanda, aunque a saber cómo termina.

      Un saludo, Demiurgo, y que tú también tengas un buen año.

  2. Me encanta esta idea de resumir un mes con una canción. Es como una especie de balance poético… Mola.
    No sé si me atrevería a compartirla porque tengo tan pocos prejuicios musicales que sería capaz de resumir un mes con una canción de Taylor Swift y el siguiente con una de Sonata Artica (y siento confesar que esto no es sólo un ejemplo, soy capaz de escuchar cantantes y grupos tan dispares).

    A Black Veil Brides los descubrí hace un tiempo gracias a una amiga y, no sé porque, pero algunas de sus canciones me resultan muy inspiradoras para escribir.

    El resto de cantantes y grupos no los había oído nunca, así que me alegro de haber leído esta entrada para ampliar mis horizontes musicales.

    ¡Saludos!

    1. Un balance poético y que a medida que pasan los años se va haciendo una especie de baremo de la música que escuchaba en determinada época que resulta curioso. Te propongo que, si te animas, lo hagas. En el fondo, se pasa bastante bien. 🙂 Y no te preocupes por el tema de la disparidad… Yo siempre he pensado que el ser humano es demasiado grande para solo gustarte determinado género musical. A mí, por ejemplo, me gusta el rock, pero no compartiría todo el rock que sale, porque hay grupos que no me gustan, y, en cambio, no suele gustarme mucho el pop, y, aquí sin ir muy lejos, hay alguna muestra… E incluso es gracioso que algunos años tenga temas que no encajan con mi perfil. En 2013 tenía una canción dance que era por culpa de Iron Man 3 y en 2012, si mal no recuerdo, tenía cosas de Lana del Rey. Así que no te preocupes jeje 🙂

      ¡Creo que ya conozco contigo a otra persona más que escucha a Black Veil Brides! He visto a muchos chavales con camisetas de ellos por la calle, pero no conozco a mucha gente que los escuche. Yo los conocí de un modo extraño: buscaba un gif para un post y me salió un gif de ellos, busqué y descubrí una de sus canciones y, de ahí, me he convertido en fan repelente… La historia de mi vida.

      Me alegro de que esta entrada te haya servido para descubrir algún grupo más (alguna utilidad más tenía que tener esto de hacer las listas). Florence + The Machine es un grupo que no te puedes imaginar lo mucho que me ha ayudado estos años a escribir. Amanda Palmer es genial y The Editors creo que podría llegar a gustarte, así que te los recomiendo 🙂

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario, un placer leerte por el blog!

Deja un comentario