Sí, es otro tipo de «cuervo» (Matthew de The Sandman),
pero creo que le pegaba a este post.
Fuente.

Este vídeo es un sueño hecho realidad. Es juntar una pieza maravillosa de la literatura como es El Cuervo del maestro Edgar Allan Poe a un genio de literatura como es Neil Gaiman y ya eso hace que mi cerebro explote en pedazos, porque adoro toda esta mezcla y el resultado es genial; además de que se ha hecho con fines no solo recreativos, sino también solidarios.

También (no sé si por fruto de mis inseguridades actuales o lo que algunos llaman graciosamente: «deformación personal») me da por pensar en cómo Gaiman puede superar cualquier nervio que tenga en ese momento y no solo lee, sino que recita e interpreta el texto a la perfección, con esa voz suave de viejo contador de historias que posee el autor de obras como Neverwhere, Coraline o The Sandman.

Sé que las Navidades son fechas en las que muchos buscan lo edulcorado y lo feliz, pero para mí también son fechas en las que me encanta perderme en la melancolía de la obra de autores como Poe. Así que felices y melancólicas fiestas.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Neil Gaiman lee El Cuervo de Edgar Allan Poe

    1. Espero que para ti también sean leves, compañero. A veces, no se puede hacer nada para evitar esta sensación de pérdida.

      Un abrazo enorme y gracias por tu comentario.

Deja un comentario