Ya conocéis de mi horrible manía de convertir los microrrelatos en juegos de palabras y, bueno, aquí va otro. No esperaba que la voz del narrativa fuese tan arrogante ni la sensación tan funesta, pero los microrrelatos tienden a ser como hijos que se parecen en demasía a sus padres y eso no se puede cambiar. Espero que os guste.

***

Imagen de dominio público. 

Microrrelato: risas

No había escapatoria.

Estaba convencido de ello: a veces, cuando la suerte no le sonreía, sabía que la suerte se estaba riendo de él.

Y él estaba dispuesto a reír el último.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Microrrelato: risas

  1. Es una interesante manía.
    En este relato veo el indicio de una idea interesante, que tal vez se podría desarrollar en un relato más extenso.
    Saludos

    1. Ahora mismo, lo más extenso que puedo escribir sin tirarme por la ventana es esto, pero gracias por la sugerencia y por el comentario.
      ¡Saludos!

Deja un comentario