11/03/2012

Imagen de dominio público.

Era un ordenador nuevo y sabía que iba a pasar.

“Los peces de la orbunciazipn sodn c iumo kfj…”

Si dejaba de mirar el teclado, sus dedos empezaban a vacilar y a escribir mal. De aquel artilugio salían palabras impronunciables.

La historia primigenia: dedos torpes, teclados difíciles. El duelo del siglo.

“Esos peces dpm vpnocudis cono Primig3nios i”

Le dieron ganas de arrancarse los dedos a mordiscos.

No lo consiguió.

¿Por qué?

Básicamente, porque fue entonces cuando los demonios de mil dimensiones arrasaron la Tierra hasta convertirla en un montón de ceniza en el universo. Sí, ya lo sé, sonará raro, pero es bastante común: al fin, un ser de las tinieblas había conseguido a un mortal que escribiese el viejo hechizo.

Desde entonces, se extiende esa maldición por todos los universos conocidos y por conocer. ¿Por qué? Porque los seres de otros universos tienen hambre. Buscan nuevas presas.

Así que ten cuidado. ¿Quién sabe? Pronto podrías ser tú quien conjurase a mil demonios…

Si no lo has hecho ya.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Microrrelato 94: Palabras mortales

  1. Hola, superñoño

    ¿Cuántas veces provocamos un pequeño apocalipsis con una palabra o un acto sin darnos cuenta?

    Y sí, malditos teclados. Estoy de acuerdo. ¡Guerra contra ellos y akjddkh aksdkh!

  2. Como ya ha dicho Superñoño llegas más bien tarde. Pero que conste, yo escribo mal no por culpa del teclado o de los dedos, sino porque soy así de chula, no ves que llevo ya bastante tiempo publicando aquí y aun sigo siendo anónima?
    Un saludo, señora mortal anónima

    1. Hola, Señora Anónima Mortal

      Llevas comentado por aquí desde que abrí el chiringuito así que mereces todos mis respetos.

      ¿Qué decir, chica? Yo sé que a usted le encanta convocar a los demonios de mil dimensiones, ¿qué le vamos a hacer? A mí me gusta leer en la cama, cada uno con sus aficiones.

      Gracias por tu comentario, un saludo =D

Deja un comentario