15/01/2012

Imagen de dominio público.

Llegó al restaurante, cogió un asiento porque sí y empezó a chasquear los dedos. El camarero fue hasta él, muy enfadado, y le dijo:

—¿Qué quiere el señorito?

—¡Un plato de venganza! ¡Frío, que es como todo el mundo dice que es mejor! ¡Venga, que tengo hambre y ganas de vengarme!

Poco después, el maître le trajo su plato de venganza. Estaba caliente. Mientras el cliente lo tomaba, sentía que se le hacía un agujero en las entrañas. Esperó a que enfriase y bebió de él, sintió que se helaba. Finalmente, tuvo una revelación (y arcadas) antes de tocar una tercera cucharada:

—¡Ay, madre mía, que la venganza es mala, fría o caliente! ¡Válgame el cielo!

En la cocina, el camarero empezó a partirse de risa con el bidón de gasolina aún en las manos. ¡Por fin se vengó de aquel jefe que nunca le pagó suficiente! Luego, se cruzó de brazos, si existía el karma estaba a punto de…

¡PLAS…!

Servir su cabeza en una bandeja.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Microrrelato 91: Platos fríos

  1. ¡Hey, señor!

    ¿Cómo está? Espero que bien.

    Me ha gustado muchísimo su microrrelato. La verdad es que es curioso lo que las personas pueden llegar a hacer.

    El microrrelato me pareció cómo algo gracioso y a la vez terrible, que uno de tus empleados pueda llegar a hacerte eso, significa que no te has portado muy bien con él, y además el jefe pedir un plato de venganza, es una forma curiosa.

    Y me acabas de quitar las ganas de ir a algún restaurante por si le ponen gasolina a mi comida…xD

    Y el final ya fue chos, se lo tenía merecido…

    Gracias por compartir estos relatos tan magníficos =).

    Páselo bien y hasta pronto.

    Elsbeth Silsby.

    1. Hola, Elsbeth

      Estoy bien, muchas gracias por la pregunta. Hacer microrrelatos sobre venganza y gasolina motiva a cualquiera.

      Sobre mezclar "fábula" y realidad… Pues ha quedado curioso, al menos me gusta la mezcla. Deberé practicarla más.

      En cuanto al final, que cada uno elija el que mejor le queda.

      Gracias por tu comentario y hasta la próxima visita, me alegro de que te haya gustado.

    1. Hola, superñoño

      Camareros. Nunca olvides a los camareros defraudados del mundo xD.

      Gracias por tu comentario, hasta la próxima visita.

Deja un comentario