15/08/2011

Imagen de dominio público.

Él estaba haciendo garabatos cuando, entre bostezos, miró por la ventana. La montaña más cercana era un cúmulo negro agregado sobre un mar de sombras de estrechas calles, llenas de tierra, con breves farolas que dividían los reinos de la noche. Alzando la mirada, se fijó que, en el cielo, había una parpadeante luz rojiza.

—Qué bonita estrella roja —pensó.

No muy lejos, el francotirador apagó la luz de su rifle y tuvo a tiro a aquel tipo.

La moraleja es… Cuidado con las estrellas manchadas de sangre, porque salpican.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Microrrelato 86: Luz roja

  1. Hola, superñoño

    Yo no puedo escribir sin dejar una moraleja rara de vez en cuando jaja

    Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =)

  2. Hola, Eliana

    Esa, entre otras "moralejas" que he encerrado bastante bien en el texto, pero no se lo digas a nadie xD

    Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =D

Deja un comentario