Imagen de dominio público.

De día, era un hombre tímido, con la maldición de obedecer siempre. Si le decías que se tirase de un puente, él te daba diferentes tipos de salto posible. Un ser lastimoso. Lo que se necesitaba de él.

De noche, era un vigilante callejero, con el don de hacer lo que los demás no nos atrevemos. Siempre. Si hacías algo malo, él te daba diferentes opciones de cómo acabar contigo. Un ser vengativo. Lo que se necesitaba de él.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Microrrelato 64: De día y de noche

  1. 🙂

    Es curioso como el día y la noche son tan opuestos o que al menos lleguen a simbolizar cosas que chocan y que jamás se relacionarían.

    Es curioso que a lo largo de los años los artistas, pintores, escritores etc, utilizaran la noche para reflejar la depravación, el mundo oculto, lo maligno etc. mientras que el día era el momento de claridad donde solo pasaban las cosas amables, no había daños y todo era tranquilo.

    Creo que el patrón que estos siguieron puede cambiar pero si esto sucede quizás a nosotros mismos nos choque si lo observamos durante el día.

    En definitiva, me ha gustado bastante su microrelato y le doy la enhorabuena por escribirlo.
    Gracias por escribir.

    Señora Anónima Mortal

  2. =)

    Creo que comparto la idea tradicional de la bondad del día y la maldad de la noche, básicamente por herencia de miles de artistas, aunque la noche también tenga su parte más romántica y bohemia.

    Bueno, en este relato sólo estaba jugando con eso de "No sé que de día, no sé qué otra cosa de noche". Pero bueno, no me haga demasiado caso, ya sabes cómo soy.

    A la noche hemos desterrado a nuestros monstruos para confiar que de día haya algo seguro. Pero si somos sinceros, nuestros miedos pueden aparecer sea donde sea, a la hora que sea. No importa quién mire, si la luna, el sol o nadie.

    Me ha gustado muchísimo su reflexión, muchas gracias por seguir haciéndolas en estos comentario y por pasarse por este blog.
    Muchas gracias por leerme y por estar ahí.

    Hasta pronto =)

Deja un comentario