10-12-2010

Imagen de dominio público.

Cerró los ojos y lo saboreó: suave, dulce, lento, infinito, perfecto: un beso que nunca dio, del que era preso sin haber cometido delito. 

Así, el ser sin labios se hundió en los abismos de la Historia hasta desaparecer, prisionero del delirio nunca probado. 

Adiós, amigo.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Microrrelato 44: Delirios desde el abismo

  1. Heyy!!!

    Que guay el microrrelato! Es genial, es muy bonito la verdad!

    Y por que no tenia labios?

    Pues eso ya me diras cuando veas el comentario! Me gustó muchiisimo!

    Se feliz y recuerda que escribes genial!!! Besitos!!

    Els!=)

  2. Hola, Els.

    Considero que había que dar los toques de irrealidad suficiente para que transmitiese algo.

    ¿Y por qué debemos tenerlos? ¿Metáfora o literalidad?

    Muchísimas gracias por tu comentario y tu opinión, Els.

  3. Saludos, dr. indy.

    Creo que daba para un microrrelato jeje =)

    Discúlpame, pero hace unos días en que no he podido estar mucho en la blogosfera y he actualizado sin mucho ánimo, pero mañana pasaré a ver qué es todo lo nuevo que has puesto en tu blog.

    Muchas gracias por tu comnetario.

Deja un comentario