29-11-2010

Imagen de dominio público.

Mientras el dolor se extendía en medio de la calle, los disparos seguían llegando sin piedad desde el cielo, antes de que yo cayese moribundo, maldiciéndome por aquella lluvia y por no llevar paraguas.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Microrrelato 35: Acribillado a quemarropa

  1. Oh!
    Si, hay veces que cuando la lluvia cae fuerte no agrada nada, en cambio, otra veces mojarte puede ser de los más divertido.

    Ahora mismo en estos lugares donde habito está lloviendo, es algo extraño, no suele llover, lo que pasa que cuando lo hace, hay veces en las que el pueblo puede arriarse y causar ciertas cosillas. Por lo que me cuentan las noticias parece que los canarios estais un poco locos con el temporal que hace por allá. Espero que su cripta no tenga goteras y que usted no salga "vuelando".

    Bueno a lo que iba, a veces me siento identificada con el niño del relato, cuando llueve y voy en moto las gotas pueden parecer cuchillos cortantes, sientes el frío en la cara, en las manos, en las piernas golpeándote. Pero luego, el placer que se siente al meterte debajo de una manta con alguien hace que olvides el frío y las goteras.

    Tenga cuidado con el temporal, plántele cara que sé que usted puede. Un beso de Señora Anónima Mortal 🙂

  2. Hey, Señora Anónima Mortal!

    Me gusta la lluvia así que ya puedes deducir que pienso al respecto de todo esto, aunque, a veces, mojarse no haga gracia… Hoy al salir de la Facultad había un enorme y vivo arcoiris, me alegro al verlo. Cosas simples, pero me gustan.

    No se preocupe por la Cripta, está en buenas condiciones. Ha resistido más que lo esperado, aunque anoche hubo unos truenos preciosos. Sobre las tierras donde usted habita, en verano calor del malo y en invierno se llega a montar cada una… Sois muy extremistas, =)

    Me resulta curioso ver cómo la gente se imagina a partir de cosas tan pequeñas, rasgos sobre el personaje, quizás influenciados por la imagen. Yo no escribo que sea un niño, aunque lo imagino así y usted acaba viéndolo así.

    Curioso.

    Bueno, el agua mola. Agradezcamos eso y que no sean balas.

    Muchísimas gracias por el comentario y plantaré cara a lo que usted quiera =)

Deja un comentario