16-11-2010

Imagen de dominio público.

Y tuvo muchísimo miedo cuando se miró al espejo y se vio cómo era realmente, su horrible alma era sólo una sombra de su fría hermosura.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Microrrelato 33: Miedos y espejos

  1. Hola!

    Cada vez que leo cosas asi, me muero de la envidia por yo no poder hacerlo… Jeje

    Esta muy guay, es corto, pero no se es como cuando lees una cosa que te trasmite muchas cosas, como cuando me paso al escuchar la cancion de Requiem For A Dream, que dices que cosas mas maravillosas puede crear el ser humano y te dan ganas de crear algo tan molon que le llegue a la suela de los zapatos…

    Pues no se es algo asi, lo que he sentido ahora al leer este microrrelato!

    Nunca dejes de escribir! Kisses!!

    Elsbeth Silsby.

  2. Hey!

    Hurm… Muchas gracias porque te mueras de envidia. Lo siento, sé que está última frase ha sonado asquerosa.

    Me alegra de que te haya gustado algo tan corto y, según tú, parece tan profundo. La verdad es que hay ciertas cosas que te hacen pensar. Lo problemático es cuando nada te hace pensar, sinceramente.

    Muchísimas gracias por este comentario y por tu opinión y, por cierto, a escribir se aprende escribiendo. Ya sabe.

    Mucha suerte y muchas gracias por todo =)

  3. 🙂
    comparto la opinión con la señorita que escribió antes que yo, creo que el microrelato es bastante bonito y que transmite, además, hace pensar en ciertas cosillas.
    Va, yo no me muero de envidia por no saber expresar estas cosas, tengo un plan malvado para que cuando te hagas escritor escribas y pongas mi nombre y yo me lleve la pasta, ya ves, fria y malévola hermosura 🙂

    Gracias por poner este tipo de cosas por aquí!
    Besos de la Señora Anónima Mortal

  4. =)

    Muchas gracias por su comentario y su opinión (lo siento por repetirme tanto, Señora Anónima Mortal). Siempre he pensado que, a veces, detrás de la hermosura más radiante se puede ocultar la fealdad más aberrante.

    Discúlpeme, pero al paso que vamos veo difícil publicar algo, así que sólo le van a caer demandas y críticas con todo esto… ¡Ah! Y alguna que otra deuda.

    Muchísimas gracias nuevamente.
    =)

Deja un comentario