16-11-2010

Imagen de dominio público.

En sus últimas horas, el señor A. decidió hacer lo que nunca había hecho: vivir y, al menos, así supo qué perdía con la muerte.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Microrrelato 31: Las últimas horas.

  1. Si mueres sabiendo lo que ha sido vivir, puede que sea una muerte maravillosa. Gracias por el comentario. =)

  2. 🙂
    Al menos conoció lo más maravilloso que se puede hacer antes de encontrarnos con la Muerte. Creo que habiendo conocido eso lo que venga después no tiene que preocuparnos, ya hemos hecho algo realmente bonito 🙂
    Señora Anónima Mortal

  3. Saludos, Señora Anónima Mortal.
    Considero que si conseguimos eso, ya hemos cumplido todo lo que deberíamos intentar hacer antes de morir: vivir, por tonto que suene o se lea.
    Muchísimas gracias por su comentario y su opinión, la comparto al 100%

Deja un comentario