06-11-2010

Imagen de dominio público.

El fantasma del general nunca descansaba, siempre perseguía al viento y rugía a los inocentes, y mientras esto pasaba, todos se preguntaban cuándo se cansaría de estar dando la lata.
No se percataban de que nunca iba a dejar de fastidiar: descansar en paz era algo demasiado irónico para el fantasma de un general. Sólo te queda desear, si te apetece… Requiescat in pace!

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Microrrelato 20: Resquiescant in pace!

  1. Ohhhhhhh!!!

    No me pregunte el porqué pero la verdad es que me pareció que su microrelato es realmente hermoso.

    Me gustó mucho, ya le digo, no puedo decir por qué pero es que….oh!!

    El alma del general nunca muere, siempre está atento en su barco (no dices que sea ahí pero a mi me gusta imaginarlo así y esta nos e controla, sino que vuela lejos y si es con cosas como las de usted aun más)

    En fin, no quiero estropear esto con un comentario que no vale ni la mitad de lo que cuentas asi que acabo con un :felicidades!!

    Besos de la Señora Anónima Mortal

  2. Hey!

    Me alegro de que le haya gustado tanto, considero que las frases en latín siempre dan… ¿hermosura?

    Considero que si usted es capaz de imaginarse al capitán, en un barco y haciendo lo que le apetezca es que, más o menos, el microrrelato ha funcionado.

    Muchísimas gracias por su comentario =)

Deja un comentario