20/09/2012

Imagen de dominio público.

Pedro y Pablo eran los dos señores del crimen organizado. Y sí, tenían nombres de dibujos animados, pero hacían cosas poco acordes a los personajes que los inspiraron. Por ejemplo, los dos se unieron para contratar a uno de los mayores criminales de la Historia. Para muchos, era una leyenda. Ni siquiera tenía nombre. ¿Sabes que hay un Mar Muerto? Pues bien, fue él quien lo mató. Creedme.

Los gánsteres se citaron con el criminal en los viejos almacenes portuarios. No había nadie más para proteger a Pedro y Pablo; los agentes que enviaron en secreto, fueron asesinados. Ahora, la leyenda de los criminales era todo oído ante la propuesta.

—Hemos decidido llamarte antes de que alguien te contratase y te pusiese en nuestra contra.

—Te daremos una gran suma de dinero porque nos protejas de nuestros enemigos.

Sobre la mesa, uno de los padrinos abrió el maletín. Estaba lleno de billetes.

—Bien, voy a ser equitativo– replicó el hombre que aniquiló toda una ciudad para pasar una tarde aburrida de sábado.

Y lo fue.

Una bala para cada uno. En la cabeza. Justo en el mismo lugar.

Cogió el dinero y se marchó.

Ya le habían contratado antes para acabar con aquella gentuza.

Fue un enemigo más de esos imbéciles.

Fue él mismo.

Cuestión de negocios.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Microrrelato 116: Cuestión de negocios

    1. Hola, Pedro

      Gracias. Me va a sentar bien tener tiempo para pensar mientras voy a clase xD

      Gracias por tu comentario.

Deja un comentario