16/09/2012

Imagen de dominio público.

Lork O´Dam era el conquistador (y conquistadora) y destructor (y destructora) de la Tierra. Primero, mató a la vegetación. Luego, aniquiló a los animales. Después, los humanos fueron sencillo, una consecuencia de los dos primeros pasos. Al final, solo quedó él (ella).

Pero a su alrededor, vio demasiada tranquilidad y formas nimias de vida. Decidió, entonces, cargar la bomba infinita de existencia. Colocó la secuencia.

No hubo ningún héroe insospechado que evitase que reeventase. Todos guardaron silencio en vida, se dejaron matar y se traicionaron hasta que no quedó ninguno.

El mundo desapareció.

Todo lo que fue, dejó de ser.

Antes de que desintegrase el universo, Lork O´Dam se voló la cabeza con un biocañón. No le gustaba aquella tranquilidad.

Hay gente a la que no le gusta vivir en paz.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Microrrelato 115: Paz y guerra

  1. Que bien acostumbrados nos tienes a microrrelatos inteligentes y con algo de humor negro. Genial, te superas con cada cosa que escribes. Me ha encantado.

    1. Hola, Pedro

      Muchas gracias. Era todo un simple pensamiento que tuve últimamente con respecto a cierta gente. Hay gente que no sabe vivir en paz. Necesita el caos.

      Gracias por tu comentario y tus palabras, un saludo.

Deja un comentario