17-08-2012

Imagen de dominio público.

Armado con una batidora, fue corriendo contra el coche que venía hacia él.

¿Y quién era él? Era un robot, enviado del futuro para liderar la revolución de las máquinas. Lo había visto claro.

Lo que no vio fue cómo el automóvil le aplastó al pasar por encima de él. Los ojos le saltaron con gran rapidez, de ahí su carencia de visión.

En su mirada se quedó grabada la imagen que desembocó en todo aquello: estaba escribiendo un comentario troll en la entrada sobre las leyes de la robótica y salió el típico captcha. Se equivocó tres veces. No era humano, era un robot según las leyes de aquel despojo del Test de Turing.

Las fantasías del nuevo androide no tardaron en combinarse para hacerle creer que era un Terminator de baratillo. Un humano que soñaba con ser una máquina.

Es lo malo de dejar puesta la tecla de mayúsculas del ordenador.

Al menos, él supo lo que era. ¿Quién sabe qué somos?

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Microrrelato 113: Yo, humano

  1. Interesante microrrelato. La robótica es un tema muy bueno, que curiosamente, siempre sirve para reflexionar acerca de la humanidad…

    1. Hola, superñoño

      Me alegro de que te haya gustado esta ironía sobre la máquina. Algún día, eso sí, me deberéis dar las gracias porque quitase los captcha del blog y no os hiciera dudar sobre vuestra humanidad jeje

      Muchas gracias por tu comentario, un saludo y hasta la próxima visita =)

Deja un comentario