14-08-2012

Imagen de dominio público.

La cría se levantó de la cama, con mucho miedo. Había cerrado los ojos, pero al abrirlos seguía allí el monstruo.

No era ficción, era realidad.

Cerró los ojos, tapándolos con sus manos, cuando abrió los párpados, la bestia la imitó y ambos gritaron como locos.

Hasta que la niña se dio cuenta de algo crucial. No fue que ambos eran iguales y tenían miedo. No fue que uno era el monstruo y la otra humana por meros azares del destino. Fue algo más elemental: el monstruo estaba hecho de algodón de azúcar.

Cuando ocho horas después su madre fue a despertarla, se preguntó por qué había trozos de algodón rosa por toda la habitación y por qué su hija no quería desayunar aquella mañana.

Dentro del armario estaba la cabeza de la bestia guardada para ser devorada más tarde. La madre no supo aquello.

Los niños, en el fondo, son así. Muy dulces.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Microrrelato 112: Miedos infantiles

  1. Muy buen mircorrelato. La nada agadecida profeción de monstruo es muy dura, sin duda.
    Genial frase final.

    1. Hola, superñoño

      Creo que la infancia tiene mucho de crueldad así que esto va un poco sobre eso (y reivindicar que no se les baje el sueldo a los monstruos).

      Gracias por tu comentario, un saludo =D

Deja un comentario