Desde abril de 2008, he escrito de cada una de las más de
veinte películas del Universo Marvel desde el estreno de Iron Man 1, cuando una
escena tras los créditos nos prometió un universo mayor. Solo hay una de ellas sobre
la que no he escrito: Vengadores: Endgame. Fui al cine el día de su
estreno, aluciné al ver todas las salas con la misma película y salí diciendo que era la mejor película que adaptaba a los superhéroes y su
mitología a la gran pantalla. ¿Por qué no fui capaz de hablar de ella de un
modo extenso?

Porque supone para mí demasiado. A veces, escribir lo que
sentimos con palabras supone traicionarnos. Endgame es un historia
épica sobre muchos personajes que adoro, muchas tramas que me he aprendido al
dedillo, muchos grandes momentos… Además, está todo lo que asocias con estas
películas: desde que era un chaval de 1º de bachillerato que iba de siniestro
por la vida hasta acabar, unos once años después, siendo un profesor que da
clase a 1º de bachillerato y que va de siniestro por la vida. 

La magia del Universo Marvel cinematográfico está en que, a
diferencia de otras franquicias, han creado un rico universo lleno de
diferentes géneros, perspectivas y personajes y han rescatado ese sentimiento
de maravilla que sentimos al leer los cómics. Cada vez que concluyo una de sus
pelis, me dan ganas de volver a leer esos cómics que me enamoraban desde 2007.

Ayer pude ver de nuevo Endgame, hicimos la foto de honor, aprecié
cómo la película pasa de la depresión a un festival sobre el pasado para
concluir en una última batalla y me di cuenta de que dentro de muchos años, al
igual que hay gente que farda de haber visto la primera de Star Wars en el cine,
yo podré fardar de haber visto cada una de las pelis de la Infinity Saga de
Marvel y recordar la emoción de escenas como la de los portales, escenas donde
la pantalla de cine se queda pequeña, más pequeña que una viñeta, pero nos
devuelve la fe en el género fantástico. Y falta nos hace. Igual que al final
nos queda la prueba de que Tony Stark tuvo un corazón, esta película es la
prueba de que muchos de nosotros también lo tenemos.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario