Tiempo de lectura: 2 minutos

«Elijo a mis amigos por su buen aspecto, a mis conocidos por su buen carácter y a mis enemigos por su buen talento. Un hombre nunca da demasiada importancia a la elección de sus enemigos. Entre los míos, no hay ni uno solo que sea tonto. Todos son hombres de cierta potencia intelectual y, por consiguiente, todos me aprecian. ¿Es esto vanidad por mi parte? Creo que es bastante vano»- Henry, escrito por Oscar Wilde,  El retrato de Dorian Gray.

Monumento dedicado a Oscar Wilde en Dublín, Irlanda. Imagen libre de derechos.

Hay libros así; un libro cuya lectura merece la pena más que leer cientos de libros, por muy de moda que estén. Oscar Wilde era un genio y la relectura de El retrato de Dorian Gray me está dejando algunos interesantes regalos como esta cita. Me hallo ahora en un período donde me gusta regresar a esas obras que me han marcado y donde deseo trasladar el misterio, la oscuridad y el deseo a mis páginas.

A veces, me hago la pregunta de cómo sería Wilde en persona y si su genio sería tan brillante como el que reflejan sus obras. En ocasiones, pienso en lo mágico que sería viajar hasta ese punto de la historia donde pudieras cruzarte con un genio literario del nivel de Wilde, pero ¿y si no fuese tal y como esperásemos? La incertidumbre siempre nos acompaña cuando olvidamos algo elemental: que a un autor se le conoce muchas veces más por su obra que por estar ante él.

Obras como La importancia de llamarse Ernesto (¿o ser honesto?), El fantasma de Canterville o El retrato de Dorian Gray siguen vigentes hoy. Dicen que Wilde tenía algunos enemigos, pero, sin duda, el olvido no es uno de ellos.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Los enemigos y la vanidad, según Oscar Wilde

  1. Es una gran frase. Yo me he definido como El Aniquilador de las frases hechas. Pero esa esa una gran frase. Que define muy bien a ese personaje, el que algunos han visto un reflejo del autor.
    Que lamentablemente tuvo enemigos mediocres, prejuiciosos.
    Pero su obra es inmortal.

    Ha influenciado a otras ficciones, como La Liga de los Caballeros extraordinarios.

    Sería un buen personaje para Doctor Who

    1. Oscar Wilde aparece en algunos cómics de Doctor Who, además de ser mencionado en las audionovelas, si mal no recuerdo.

      Gray solo aparece en La Liga en versión cinematográfica, en el cómic, Moore no se mostraba tan "encantado" por el personaje.

      ¡Saludos!

Deja un comentario