Imagen libre de derechos.

—Ya sé todo cuanto puedas decirme de lo horrible, Lázaro… ¿Con qué podrías asustarme ya?
Pero después un breve tiempo, ya sintió el sabio que conocer lo horrible… no es todavía lo horrible y que la visión de la muerte… no es todavía la muerte.

Al término de la primera temporada de Penny Dreadful, un sacerdote le decía a la atormentada Vanessa Ives que ser tocada o elegida por el demonio era una especie de bendición, pues era como si le tocase el reverso de la mano de Dios.

Pensaba en ello mientras disfrutaba de Lazarus de Leonid Nikoláievich Andréyev, y me venía a la cabeza el Lazarus de David Bowie: su oscuridad y su augurio de inexorable final que acompaña a la melodía concebida por el cantante inglés. 

A partir de la historia bíblica de Lázaro, Andréiev nos conduce al qué pasó después de la resurrección del personaje bíblico. Mientras que algunos sitúan este cuento como el inicio de la literatura sobre zombis, en realidad trata sobre la muerte y regresar de ella. ¿Cómo pueden afrontar los vivos el retorno de los muertos y escuchar sus historias sobre el más allá?

No hay grandes matanzas. No hay canibalismo. No hay fantasmas. No hay sangre… Y Lázaro produce un horror que va más allá de lo típico, va directo al corazón de aquellos que han escuchado la verdad del regreso de Lázaro. Hay marineros que desean arrojarse del barco donde va Lázaro, personas que le maldicen, emperadores que no soportan sus revelaciones… Y ese terror es mucho más humano.

Allá por donde va Lázaro, le acompaña la tragedia. Desde su propia familia hasta sus vecinos, desde guerreros hasta las orgías romanas, desde su primer paso hasta el último, Lázaro contagia la tristeza que emanan sus ojos blanquecinos, los ojos de aquel que ha visto qué hay más allá y ha vuelto tras ser tocado por la gracia de Dios.

Un relato reflexivo, acompañado de potentes imágenes y escenas, que no han perdido el significado ni la fuerza pese al paso del tiempo. Descubrir Lázaro de Andréyev es sumergirse en ese océano de las grandes respuestas y las enormes dudas de la vida del ser humano.

¿Y cómo podéis descubrir este trabajo? Podéis leer una versión en la web El Espejo Gótico. Aparte, Andréyev cuenta con diversas ediciones de algunos de sus trabajos, por si queréis seguir descubriendo el trabajo de este autor ruso. Si preferís otros formatos, podéis escuchar una versión en el programa Historias de RNE, dirigido por el gran Juan José Plans. Aparte de ser uno de los grandes escritores de la literatura fantástica española del último siglo gracias a la joya El juego de los niños, Plans llevó a cabo durante años adaptaciones de obras clásicas a su programa de radio, donde con gran calidad dramatizó estos textos, los adaptó y recogió una época, un autor, un significado y mucho más.

En definitiva, ya viene la muerte y nos está llamando. Vivimos, respiramos y, sin querer, avanzamos hasta ella. No la haremos esperar y, de lo contrario, debemos sufrir, pues el regreso del abismo puede ser peor que su caída. Lázaro nos lo descubrió.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario