Tiempo de lectura: 2 minutos
The Woman in Black regresa con la secuela, otro homenaje al cine de terror. Fuente.

El terror no solo provoca miedo, sino que también aporta moralejas o incluso ese recordatorio de que seguimos vivos. Seguramente, de ahí se deba el éxito del género de terror en sus diferentes facetas y también el cine, donde, de vez en cuando, hallamos alguna película inquietante. En este caso, hace unos años me lo pasé francamente bien con un homenaje al terror más clásico, La mujer de negro, una obra deudora de los cuentos de terror góticos.

Hace un tiempo, se realizó una secuela titulada El ángel de la muerte, donde se retoman los hilos de su predecesora con esa siniestra mansión en medio de un pantano, pero se añadieron elementos de otras obras, como The Innocents, film basado en Una vuelta de tuerca de Henry James, y que conecta con otro film que tomó mucho de esta, Los otros. En este caso, como imaginarán, los niños juegan un papel fundamental en este relato de fantasmas.

Fantasmas del pasado

Pese a que la secuela no me ha entretenido tanto como la película original, continúa siendo un homenaje de Hammer Films a las historias más clásicas. Esta productora, emblema del cine de terror inglés, crea una cinta donde se afronta el miedo a la muerte, tanto el provocado por fantasmas como el causado por los monstruos reales de la Segunda Guerra Mundial. Dos mujeres se llevan a varios niños de Londres durante los bombardeos nazis, pero lejos de acabar en Narnia, terminan en la terrorífica mansión que ya conocimos en la primera parte y donde acecha la oscura mujer de negro. Será entre esos muros, donde el pequeño huérfano Edward entablará una amistad con el monstruo y donde su cuidadora, Eve, recordará cómo perdió a un niño que supone la promesa de que nunca más dejará a un crío atrás.

La película, pese a conseguir cierta atmósfera, en algunos puntos tira por el terror más fácil o un desenlace hasta cierto punto entre lo dulce y efectista, aunque queden algunas escenas disfrutables y la sensación de que no ha sido del todo tiempo perdido. Hay ciertos dilemas en su trama que son realmente entretenidos para cualquiera que disfrute de los cuentos de terror clásicos. Puede que otro director, como Guillermo del Toro, que realizó dos ensayos impresionantes sobre la guerra y los monstruos como son El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, habría tratado todo este tema de un modo más apasionante y, a la vez, delicado.

Puede que El ángel de la muerte no sea tan potente como su predecesora y se mueve más por los clichés y los efectismos que La mujer de negro, pero sigue haciendo promesas sobre oscuridad a partir de nuestros temores comunes y eso nos entrega una fábula interesante, pero que no llega a los mejores cuentos de terror que homenajea.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario