Tiempo de lectura: 2 minutos
La autopsia de Jane Doe es una película con una premisa interesante que pierde fuelle a la vez que consume la lógica. Fuente.

«All these mistakes… my mistakes… and you had to pay for them».

Crear una historia es un reto, un desafío a uno mismo y al lector, y cuando tu trama es un misterio o un problema, a veces, la solución puede echar abajo todo lo que acertadamente has planteado en la primera parte de tu relato. Esto es lo que ocurre con La autopsia de Jane Doe, una película que ha gozado de buenas notas y reseñas favorables que la convirtieron, por ejemplo, en la ganadora del premio del público de Sitges.

La cinta dirigida por André Øvredal comienza perfectamente, centrándose en el misterio del cadáver de una joven desconocida, que recibe el nombre común de Jane Doe. Los encargados de descubrir cómo falleció son un padre y un hijo que deberán realizarle una autopsia durante una tormentosa noche que les descubrirá un secreto muy oscuro. Básicamente, el videoclip de Anna Molly de Incubus.

La premisa es lo suficientemente llamativa para atraer a más de un espectador…, pero, a medida que el film se aleja de la lógica de sus primeros minutos, ni Brian Cox ni Emile Hirsch salvan un final quizás demasiado apresurado y donde los sustos simples y las revelaciones en el último momento hacen explotar toda la atmósfera de los primeros minutos, ya que los personajes olvidan la lógica de su partida y su mundo deja de ser un reflejo del nuestro, donde ni la frialdad del veterano forense es acorde con decisiones como prender fuego al cadáver.

Para entendernos, es como si los guionistas hubieran decidido llegado a cierto punto que no sabían cómo cerrar la trama o no hubieran sabido, por imposición o expreso deseo, crear una progresión lógica y menos forzosa (¿o forzada?), optando por meter todo de golpe y con un director que finalmente opta más por mostrar que por sugerir.

Me fastidia hasta cierto punto pensar que la poesía que hubiera podido acercar La autopsia de Jane Doe a los relatos de muertas de Edgar Allan Poe se sacrifique finalmente para optar por no saber cómo cerrar. O que la profundidad de los personajes del padre y el hijo, con su relación rota por la muerte de la esposa y madre, se olvide por un toque de «brocha gorda» que bien recuerda a los autores de American Horror Story cuando no saben cerrar las tramas que tan bien plantean al principio de temporada.

Pienso que, más allá de todo esto, aunque el resultado es aceptable, La autopsia de Jane Doe no consigue cumplir con todo lo que se propone y nos lleva a pensar en el gran film que habría sido si no hubiese caído en los lugares comunes del terror más típico.

La autopsia de Jane Doe en su esplendor. Fuente.
Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

7 comentarios sobre “La autopsia de Jane Doe, ¿diseccionado una decepción?

  1. Me enfadé muchísimo con esta película.
    Los primeros 40 minutos son LA HOSTIA; me tenían enganchadísimo, sin saber lo que estaba ocurriendo ni lo que iba a ocurrir. Todo muy bien planteado, muy original… Pero luego llega la segunda mitad de la película y todo se va al garete. Una película que podría haber sido sobresaliente, muta en un producto estándar, típico, mil veces visto.

    1. Estoy completamente de acuerdo. En la crítica comentaba que parece que es muy difícil que un final esté a la altura de un buen planteamiento y en esta película se nota… demasiado para mi gusto. Una pena.

  2. Me habían hablado bien de la peli, pero después de leer tu reseña no sé si me animaré al final con ella, me da mucha rabia cuando los guionistas parten de una idea maravillosa, un planteamiento potente… y luego parece que no saben qué hacer con todo eso, cómo desarrollarlo y darle un final digno.

    1. Yo te recomiendo que le des una oportunidad, tal vez te guste, como a mí; o tal vez te decepcione como le ha pasado a Carlos.

    2. Ana, si algún día tienes un día, como comenta Urria, echa un vistazo a la película. Es corta, por suerte. Para mí el mayor problema es que durante los primeros cuarenta minutos apunta a maneras y luego es demasiado previsible, pero quizás sí te guste y yo es que me he vuelto un maldito pesimista. Que oye, puede ser, jejeje. ¡Infinitas gracias por tu comentario!

Deja un comentario