Tiempo de lectura: 4 minutos
Los Muertos y los vivos se enfrentarán muy pronto… Fuente.

«Muertos, dragones y Reinas de Dragones. Lo que esté por venir. Lo venceremos».

Durante siete temporadas, los espectadores de Juego de Tronos hemos asistido a la colosal presentación de una historia que siempre se abría con un opening formidable (y largo) presentándonos todo el mundo de Juego de Tronos. La narrativa, a veces, lenta y llena de subtramas, estaba bien resumida en esos reinos que poblaban todo ese mundo. Y ahora, llegada la séptima temporada, el opening se antoja más corto y las subtramas se van clausurando a una velocidad de vértigo. Las historias que antes hubieran tardado temporadas en desarrollarse, en esta temporada se resuelven en un solo capítulo y, pese a que la sensación de atropello no es tan atroz, sí nos damos cuenta de que ha cambiado el ritmo. 

En Eastwatch, el quinto capítulo de esta séptima temporada, tenemos un ejemplo de todo ello: no solo en cómo Poniente se ha encogido o cómo los días que entendemos que pasan entre un suceso y otro se resuelven sin ni siquiera un fundido. Por fortuna, ocurren muchas, muchas cosas y la trama sigue avanzando, sin que tengamos que renunciar a una gran serie.

Los vivos y los muertos

Eastwatch retoma todo lo visto en el explosivo (y llameante) final del anterior episodio y demuestra cómo Daenerys está dispuesta a gobernar Poniente, incluso aunque sea a costa de unos Tarly que no ambicionan renunciar a juramentos ya quebrados; mientras Jaime cuenta con Bronn para transmitir el mensaje de que Desembarco del Rey está en peligro con la llegada de Daehnerys y sus tres dragones, además de su ejército de dothraki. Ni siquiera Qyburn ha podido detener a los dragones (si no es que prepara algo en secreto para hacer frente a ellos; no llegamos a saber de qué hablan Cersei y él). Es lógico que, ante todo lo visto, Tyrion sienta que no es la Mano de la Reina que debería y decida tomar ciertas decisiones tras escuchar a Varys, que nunca sabremos en pos de quién está jugando (por mucho que asegure que siempre es por el pueblo).

Por su parte, Cersei continúa siendo el enemigo a vencer, pero demuestra que la astucia que posee la convierte en una formidable enemiga de los Siete Reinos, los cuales le deben jurar lealtad. Su venganza siempre es imprevisible para otros, aunque siempre ha sido pensada y calculada hasta las últimas consecuencias. Es digna hija de su padre y juega sus cartas tal y como lo hacía su padre, Tywin. Acaso, ¿Cersei no imaginaba quién estaba realmente detrás del asesinato de Joffrey todo ese tiempo? Acaso, ¿no sabe que ya no puede confiar en Jaime y sería capaz de fingir que aguarda un nuevo retoño, que no es más que un arma para que él no la traicione, como ya lo ha hecho cuando se ha encontrado con Tyrion y este le ha hablado de la posible paz? Cersei es hábil y temible.

Mientras, Jon conoce a Drogon, que se ha recuperado de sus heridas, y Daenerys presiente que hay algo más detrás del muchacho (algo insinuado más tarde cuando se hablan de ciertos registros de una boda en Dorne que revelaría, al fin, el origen de Jon como Targaryen; lamentable que Sam haya preferido no escuchar). Si alguien dudaba del origen de Jon, creo que en esta escena todo queda bastante claro.

A su vez, recuperamos a Jorah y se crean nuevas alianzas y movimientos para traer una prueba del Ejército de los Muertos, el cual ha visto avanzar Bran a través de sus poderes como el Cuervo de Tres Ojos. No me convence tanto la decisión de Jon y compañía en este aspecto, ¿alguien cree que Cersei les haga caso y, si finge hacerlo, no es para preparar su nueva traición? ¿Son conscientes de los actos de la reina? No es una adversaria normal y corriente, es muy distinta y peligrosa.

Y si hablamos de Bran y sus visiones, la narración en Invernalia también prosigue, no solo con Sansa Stark intentando que Jon no pierda su ejército, sino con una Arya que sospecha de todos (sus ideas serían perfectas para llevarse genial con Daenerys) y no duda en seguir a Meñique, pese a que este sabe qué hacer en todo momento y puede que todavía tenga la capacidad suficiente para escapar, si es que los puntos insinuados con Bran y el puñal, y el regreso de Arya no se cumplen.

De nuevo en Desembarco del Rey, incluso más interesante que el encuentro entre Jaime y Tyrion por el futuro de los Siete Reinos, es la recuperación de un personaje que llevaba tiempo remando, como bromea el propio Davos: Gendry, el hijo bastardo de Robert Baratheon vuelve y se une a la causa de Jon junto a Jorah y compañía; y será en el Muro donde contarán con Tormund, pero también con el Perro y la Hermandad de Dondarrion y Thoros de Myr, lo que parece que preparará la batalla con los muertos del próximo capítulo (y es que las ganas de verlo son enormes, en serio).

Y esto es casi todo lo que sucede en el episodio. Casi todo. Hay muchas subtramas, momentos, diálogos, reencuentros y resumirlos no haría justicia a verlos. No voy a decir más. No voy a ser la Wikipedia. Lo que queda claro es que cada vez suceden más cosas, más deprisa y que, sin los libros de George R. R. Martin como guía, la serie se precipita hacia un final inexorable. Echaremos mucho de menos Juego de Tronos, pero, por ahora, no sintamos lástima por los que todavía respiran. Por ahora.


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

8 comentarios sobre “Juego de Tronos: Eastwatch, los que todavía respiran

  1. ¡Hey!

    A mi me ha encantado este capítulo. Han pasado muchas y se van descubriendo otras que son importantes.

    Se nota que los personajes se van dando cuenta de cómo es la situación. Y la batalla con los caminantes es inminente, que es algo que me muero por ver.

    Ya no quedan muchos capítulos y hay algunos personajes que su vida debe llegar a su fin, necesito que ciertos personajes mueras y dejen de tocar las narices.

    Por fin Jon vuelve a la carga y esperemos que todo vaya bien. Me ha gustado mucho la escena con los dragones y la vuelta de Jorah, ese personaje no me cae mal.

    Así que tengo ganas de que sea la próxima semana para poder ver el capítulo y poder leer qué te ha parecido =)

    Cuídate mucho y disfruta de esta semana^^

    Hasta pronto =)

    1. ¡Hola, Els!

      Me alegro mucho de que te haya gustado el capítulo, como en mi caso. ¡Tengo ganas de saber qué más nos depara esta temporada!

      Sí, se acerca el final y creo que ambos pensamos en Meñique a la hora de decir el valar morghulis.

      La escena con el dragón ha sido genial y me encanta cómo ha evolucionado la situación de muchos de estos personajes, como Jorah.

      Yo también tengo ganas de que llegue el próximo, que seguro que tendrá alguna batalla interesante.

      Muchísimas gracias por tu comentario tan currado :). ¡Espero que a ti también te vaya genial esta semana! ¡Un saludo enorme! ¡Nos leemos!

  2. Que más agregar. Un gran capítulo.
    No me parece que Jaime quiera traicionar a su amante-hermana. Quiere que no sucumba su caso, como ha pasado con otros, como los responsables de la muerte de Joffrey.
    Lo de hijo bastardo, con su maza, agrega otro candidato más a reinar.

    Hay interesantes conflictos.
    Saludos.

    1. Lo de Jaime lo pondré en el terreno de la precaución, aunque bien me temo que es una posibilidad.

      ¡Gracias por el comentario! ¡A ver qué tal sigue la historia!

Deja un comentario