Seis años después de la publicación del primer libro de fantasía del Omniverso, volver a escribir sobre estos personajes es traer algo de esperanza cuando más la necesito: saber que en alguna parte del omniverso hay una chica de dieciséis años que hace malabares para aprobar bachillerato, llevar una vida normal, defender su dimensión (y el resto), ser la dueña de una tienda mágica que une todos los universos, y echarte una mano, siempre es algo que anima.

Ilustración de Mokelandia

Hace poco, recibí una lámina de Devon, la protagonista de mis novelas del Omniverso, realizada por la gran artista @mokelandia. No dejaré de alegrarme de haber conocido a tanta gente fantástica, como ella, en el bachillerato de Artes. Siempre hay magia en ver cómo un personaje que ronda tu mente se vuelve real a través del trabajo de otros artistas y más si es el caso de Moke.

Os invito a que visitéis su perfil y descubráis estas y otras ilustraciones, y que echéis un ojo a los próximos eventos en los que participará.

Y, muy pronto, cuando escape de ese monstruo llamado… Evaluaciones, traeré novedades sobre la cuarta novela, que llevará por título…

Eh, mejor esperar. 😉

(No, «mejor esperar» no es el título).

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario