Tiempo de lectura: 4 minutos
Holidays es una película de terror compuesta por varios cortos dedicados a las festividades habituales. Fuente.

Las películas compuestas por pequeños segmentos dirigidos por diferentes directores suelen ser, cuanto menos, irregulares. Es una especie de formato que funciona muy bien en el cine de terror y surgen obras interesantes de vez en cuando, incluso cuando son elaboradas por el mismo director, como es el caso de Truco o trato, tan heredera de clásicos como Creepshow o similares. En el caso de Holidays, varios directores se unen para hacer un relato de miedo por cada una de las típicas fiestas que se celebran en Estados Unidos. El resultado es muy, muy irregular, pero no deja de haber algunos puntos interesantes y la premisa no está mal.

San Valentín

Una alumna que sufre abuso escolar se enamora del profesor de Educación Física, que sufre una enfermedad que, salvo un trasplante, podría acabar con él pronto. La chica decide tomar cartas en el asunto. Es una típica historia de terror adolescente, deudora de Carrie, quizás con toques que me chirrían un poco, pero está bien para comenzar la antología.

San Patricio

Una profesora le cuenta a sus alumnas cómo San Patricio expulsó a las serpientes de Irlanda y así acabó con el mal. Una de sus pequeñas alumnas no se lo tomará nada bien y hará que su maestra conciba una criatura más allá de sus pesadillas. Este es uno de esos relatos donde piensas: «al director se le va, se le va, se le está yendo… se le fue». Y sí, de ahí el resultado.

Dan ganas de tener a cuatro o cinco alumnas como esta en clase. Fuente.

Felices Pascuas

No me esperaba que esta parte de la película me gustase tanto y eso que ofrece poco. Es demasiado provocativa para estos tiempos, eso sí. La mezcla del Conejo de Pascua y Jesucristo nos hará tener un par de pesadillas fruto de unos creadores con buenas ideas, pero que no tienen suficiente tiempo o que se quedan un poco en terreno de nadie.

Día de la Madre

La considero repetitiva si nos acordamos de la historia de San Patricio. Trata sobre una mujer que siempre que tiene hijos se queda embarazada y, tras numerosos abortos, se somete a un extraño ritual. La considero la pieza más floja, pese a su prometedora premisa y el toque, para nada velado, de Rosemary’s baby.

Día del Padre

Una chica que perdió a su padre muchos años atrás descubre unas cintas donde este le da mensajes para encontrarlo. A través del viejo walkman, irá en busca de aquel hombre y pasado y futuro se mezclarán con un final abierto. La atmósfera y la historia están muy bien, pero creo que al desenlace le faltaba un toque más.

Halloween

A Kevin Smith le toca el corto de Halloween y termina siendo uno de los más entretenidos. Trata sobre brujas, feminismo salvaje, reivindicación de la mujer y una cruenta (¿y merecida?) venganza. Un tipo se dedica a explotar a varias mujeres con un negocio de desnudos en webcam hasta que ellas deciden revelarse y plantarle cara de una forma terrible. Exagerada, pero divertida, Smith sigue a la altura de sus últimos trabajos que rozan la serie B y sirven de vehículo para su hija, que protagoniza esta parte de la historia.

Kevin Smith y sus chicas protagonistas. Fuente.

Navidad

Seth Green protagoniza esta historia de navidad que parece una especie de Black Mirror y They live! a pequeña escala. Un hombre llega tarde a la compra del juguete de moda que le ha pedido su hijo. Dicho juguete son unas gafas que te permiten ver lo que quieras. El personaje deberá ir más allá de su moral para hacerse con unas. El problema empezará cuando se vea cómo realmente es… y cómo realmente son los demás.

Año Nuevo

Un corto que, aunque previsible, es bastante disfrutable. Un asesino en serie busca nuevas víctimas a través de una página de citas y así se encuentra con una mujer que coincide con él en más de un noventa por ciento. No se esperará lo que vendrá a continuación…

Seth Green metiéndose en un problema navideño. Fuente.

Holidays es el resultado de un experimento de varias voces que componen un eco poco uniforme y que, a veces, suena como un estruendo poco melódico. Hay historias mejores y peores, pero el resultado no es tan disfrutable como el de otras obras similares. Pese a todo, es visible para todo espectador con cierta curiosidad… Atención: espectador con cierta curiosidad, que sepa o se imagine lo que va a ver.

Y es que lo malo de las fiestas es que ningunas nos gustan por igual y Holidays es una confirmación más de ello.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Holidays (2016), ¿terror festivo?

  1. ¡Seth Green! Inolvidable como el licantropo rockero de Buffy la cazavampiros.

    Una película como esta tiene sus ventajas, a veces mejoraría con la omisión de algunos episodios. Parece interesante la primera, ya imagino que hace la enamorada del profesor de Educación física.

    Y creo que imagino lo del asesino en serie.

    De las películas que incluyen varias historias, me gustó una en que actúa Debbie Harriet en el relato enmarcador.

    Saludos.

    1. Seth Green siempre mola y más en su corto, que es uno de mis favoritos de esta película que, para ver un día tonto, no está nada mal. ¡Gracias por el comentario!

Deja un comentario