Tiempo de lectura: 4 minutos
Nuestro Hellboy, siempre preparado para la acción, incluso en las obras cortas. Fuente.

«Está bien. Ahora el fuego es mejor para ella. Que arda todo…»- Hellboy.



Hellboy cae bien. Es uno de esos personajes que te gustan, que lees sus historias sabiendo que vas a encontrar monstruos, fantasía, magia y la maravillosa creación de Mike Mignola. Quizás esa sea una de las claves de su éxito: el hecho de caer bien. Y el tomo de historias cortas El ataúd encadenado y otras historias tiene mucho de lo que hace grande al chico demonio.

En este tomo encontramos las siguientes aventuras:

➽ El cadáver: una de las obras cortas de Hellboy más conocidas y más celebradas. El cadáver está basado en un cuento clásico irlandés y, en esta adaptación, Hellboy deberá, para recuperar a un bebé, transportar un cuerpo a un cementerio, pero los muertos no se lo pondrán fácil. Mignola confiesa que pensó que era la peor historia que había escrito, sin embargo, la fama de este número la merece y es, desde mi punto de vista, una de las mejores.

➽ Zapatos de hierro. Como confiesa Mignola en la introducción, son un par de páginas a modo de conclusión o epílogo que acompañan a El cadáver y no deja de ser un gag gracioso.


➽ Baba Yaga. Mignola profundiza en una mención que se hace a la bruja de los cuentos en Despierta al demonio. A modo de precuela, se narra el enfrentamiento entre nuestro protagonista y la hechicera eslava, devoradora de niños. Como anécdota e historia corta, está bien.

¡No seas desconsiderado, Hellboy! ¡Necesita su brazo! Fuente.


➽ Navidades subterráneas.
La primera historia navideña de Hellboy donde nuestro héroe va en busca de la fantasma de una joven cuando la madre de esta muere. Una historia melancólica, como lo son a menudo las tramas cortas de Hellboy y otra de mis preferidas.

➽ El ataúd encadenado. Obra que le da título a este compendio y que adapta de nuevo un cuento clásico y que nos transporta a los orígenes de Hellboy y extiende, a modo de leyenda, lo sucedido. Una mujer que se consagró en su juventud al demonio pide que mantengan su ataúd cerrado durante varios días… Sin embargo, el diablo no aguarda… Muy atentos al sobresaliente uso del color.

➽ Los lobos de San Augusto. Malditos por Dios, un santo o el diablo, unos crueles extraños se transforman en licántropos cada cierto tiempo. Hellboy deberá acabar con ello, aunque también se apiade de una joven de la camada. Como comenta el propio autor, fue la primera historia que contó con sus propios diálogos.

➽ Casi un coloso. La historia corta más larga (qué irónico) y que ata varios cabos de las serie principal, como el destino de Liz Sherman, la piroquinética, tras dar vida al Homúnculo (Roger, al que veremos en A. I. D. P.) y el destino de este cuando conoce a un hermano perdido que planea crear un coloso. Fantástica y de lo mejor del tomo, si se me permite.

Como habréis visto, Mike Mignola, como muchas veces hacen otros autores como Neil Gaiman, toma y readapta cuentos y leyendas donde inserta al personaje de Hellboy a modo de referente para el lector. Mi problema es que, a menudo, sobre todo en las historias cortas, casi todo se resuelve siempre del mismo modo: Hellboy conoce al monstruo o lo que sea, problema, puñetazos y gana.

Sobre el dibujo de Mike Mignola, como siempre, es fantástico. Me fascina cómo un dibujo aparentemente tan sencillo transmite tantísimas cosas. El entintado, los juegos de sombras y el trazo de Mignola realzan todo el trabajo final y aportan un aspecto visual único para el lector. No es injusto decir que Mignola dio paso a una serie de dibujantes (sobre todo en Dark Horse), con un estilo muy propio (me viene a la cabeza Gabriel Bá, por ejemplo). Y si hablamos del dibujo, también debemos hacerlo del apartado del color, donde tenemos nombres como James Sinclair, Matthew Hollingsworth y Dave Stewart.

La edición se completa con varias ilustraciones de diferentes artistas a modo de homenaje del protagonista de la cabecera y una introducción del artista P. Craig Russell (que posee varios originales de El cadáver, maldita sea).

En conclusión, volvemos a tener, una vez más, todo lo bueno de Hellboy en El ataúd encadenado y otras historias, lo que nos recuerda porque ese demonio redimido nos cae tan bien. Lo merece. Al fin y al cabo, salva el mundo.

Hellboy y su colega cadáver. Fuente.


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario