A pocos días de concluir 2021, ¿será 2022 un año para la fantasía, un año para recuperar a George R. R. Martin? Al menos… tendremos su calendario, pero ¿existirá la fantasía como género, tal y como él pretendía, en el ámbito televisivo? Fuente.

«Durante un tiempo fuimos la serie más popular del mundo [Juego de Tronos]. Batimos el récord en la mayoría de las categorías de los premios Emmy, y eso ya es un legado. Pero los récords están para batirse, y hace doce años había otra serie que era la más popular del mundo y no sé cuál era. 

Te diré lo que me gustaría respecto al legado: que hayamos establecido la fantasía adulta como un género viable en televisión. Ahora todo mundo busca «el próximo Juego de Tronos». ¿Habrá algo que sea «el próximo Juego de Tronos»? ¿Puede serlo nuestras precuelas? No lo sé. Si fracasan todas, pasarán diez años hasta que alguien vuelva a intentar una serie de género fantástico. Eso sería triste. 

Me gustaría ver cómo la fantasía se convierte en un género permanente, como las series de abogados o las series de policías. Hay buenas series de policías y series de policías de mierda, pero siempre salen series de policía. Y da igual que una serie de polis sea buena o mala, porque siempre llegará otra. Eso es lo que me gustaría ver, que cada año salieran una o dos series nuevas de género fantástico. Ese es el legado que me gustaría para Juego de Tronos».

George R. R. Martin en Todos los hombres deben morir.

El viernes 17 de diciembre se estrenó la segunda temporadad de The Witcher y he recordado estas palabras de George R. R. Martin en el libro Todos los hombres deben morir. Como ya he comentado a lo largo de este año, esta crónica de James Hibberd sobre el rodaje de Juego de tronos me parece una obra ineludible para los fans, pero también para todos aquellos que tengan curiosidad por el hecho de crear una serie de temática fantástica (y que terminará convirtiéndose en un fenómeno que una a espectadores con las más diversas características). Me he detenido a hacer balance y sí, hemos tenido diversos intentos de que la temática fantástica se convierta en un género habitual en la pequeña pantalla. En ocasiones, se ha realizado con mayor o menor acierto.

A The Witcher se le ha sumado recientemente La rueda del tiempo, por ejemplo. También podríamos hablar de The Mandalorian, que, aunque sea space opera, la space opera no deja de ser fantasía con naves espaciales. No obstante, ha habido fracasos, como el tema de Las Crónicas de Shannara, o varios pilotos de productos derivados de Juego de tronos que no llegaron a nada, como el protagonizado por Naomi Watts, aunque parece que el próximo año sí veremos House of Dragon.

 

El legado fantástico de George R. R. Martin

Podríamos llegar a expandir nuestro punto de vista y empezar a considerar todas las ramificaciones de ese gran árbol (o bosque) que es la fantasía. Podemos llegar a meter aquí obras como Adventure Time o The Magicians, por citar dos obras muy dispares. Podemos hablar de fantasía urbana, fantasía épica, weird fantasy… Y eso que el género fantástico es un género caro por sus propias necesidades, pero ahí están varias productoras intentando traer grandes proyectos que puede que nazcan más de lograr grandes beneficios que de la pasión, como me temo (y espero, deseo, anhelo, equivocarme) que pasa con la nueva serie basada en El Señor de los Anillos. Sin embargo, los seguidores del género fantástico le daremos una posibilidad: muchos hemos pasado «hambre» durante varios años, conformándonos con sucedáneos como La leyenda del buscador, igual que subsistimos a base de libros roleros de fantasía que, aunque no fuesen obras maestras, nos daban algo de esperanza y ya, por eso, merecían la pena.

George R. R. Martin sobre el legado de la fantasía de Juego de Tronos Clic para tuitear

Si ya nos detenemos en la animación, podemos toparnos con obras muy interesantes, pero también con una obra maestra que supera cualquier campo como es Arcane, que me parece que es, sencillamente, de lo mejor que llevamos de siglo (incluso tengo un post en borrador que se ha convertido en un pequeño  ensayo donde justifico qué es una obra maestra a través de esta creación de Riot Games y Fortiche). Hasta Joe Abercrombie la ha loado en su Twitter. Básicamente, Arcane ha marcado un rumbo, pero ¿seremos los espectadores, lectores y autores capaces de seguirlo? Es una buena pregunta y no dejo de darle vueltas en el tercer revisionado que he emprendido.

Puede que tengan que pasar unos cuantos años más para saber si esta cita de George R. R. Martin, con cierta melancolía o nostalgia, se ha cumplido. Martin ama la fantasía, lleva toda su vida vinculado a ella (pese a que ahora, muchos hayan decidido faltarle el respeto… ya que consideran que Martin les ha faltado el respeto a ellos por no haber acabado su saga) y creo que él es el primero que desea ver y leer obras sobre este género, independiente de su calidad. Sabe que muchos escritores y espectadores viven gracias a estas obras. Sabe que en la fantasía radica la imaginación y que en la imaginación está la capacidad para cambiar nuestro mundo o viajar a otros donde sintamos que puede ocurrir lo imposible en este efímero viaje hacia la eternidad que es la vida. Ojalá sus palabras se cumplan. Necesitamos otros mundos.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario