“Di que la semana que viene, cuando regrese, le haré preguntas sobre el libro y que no tiene por qué gustarle, pero que si no le gusta, me suicido. Díselo tal cual, por favor; no quisiera ejercer más presiones sobre él”

WILLIAM GOLDMAN, 

 La Princesa Prometida.

Fuente.

Estoy leyendo La Princesa Prometida (me gusta mucho la película, ahora tengo que zambullirme en la novela) y me he sentido tan identificado con este fragmento de la presentación que no he dudado en compartirlo por aquí. Ya sabéis, el peligro (y la magia) de recomendar libros, algo que nunca me canso de hacer…

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

6 comentarios sobre “Espero que te guste el libro, por William Goldman

  1. La historia seudoromántica sigue estando muy bien, y ampliada (y pongo lo de seudo porque Buttercup queda bastante como tontaina), pero la narración cínica off the record es tan divertida que solo por ella merece la pena.
    Saludos.

    1. Completamente de acuerdo contigo, Pedro. He pensado en verme la película de nuevo una vez haya terminado la lectura de la novela, ya que la he dejado un poco pendiente debido a la reescritura de mi última historia.

      ¡Gracias por tu comentario!

  2. Esa cita me ha hecho mucha gracia.
    Sin presión, ¿eh? 🙂

    ¡Disfruta de esa nueva lectura!

Deja un comentario