Tiempo de lectura: 3 minutos
Escribir es atravesar puertas, mostrarlas, derrumbarlas, crearlas… Fuente.

Nadie nos deja. Sí, es cierto
lo que decía Joe Hill en Nos4a2: «Todos a quienes has perdido
siguen contigo, así que es posible que nunca pierdas a nadie del todo». Es
cierto. Y a medida que el tiempo pasa, te das cuenta aún más de esta realidad.
Hay personas en tu vida que sobreviven como recuerdos, emociones, sensaciones,
palabras, frases, gestos… Y, al final, todo
lo que haces sin darte cuenta puede que sea algo que alguien evoque sobre ti
cuando ya no estés.


Desde que escribí Hollow Hallows, me prometí que tardaría
en volver a centrarme en una temática tan oscura y deprimente como la que toqué
en aquella obra que, en el fondo, iba en
realidad sobre el duelo entre el arte, los sueños, la fantasía y la realidad.
Con
el tiempo, sigo contento por lo que descubrí con esa novela, pero me acerqué a una fantasía algo más optimista durante
la corrección y publicación de DevonCrawford y los Guardianes del Infinito, de la que estoy realmente orgulloso
y me encantó crear. A la vez, mezclaba el pesimismo
y el optimismo
en M is for Magic,
ese proyecto del que os he hablado alguna vez y que espero concluir algún día,
ya que siempre me han apasionado esos personajes.

Pensaréis que es una tontería,
pero los estados de ánimo de mis personajes suelen marcarme. Hace poco,
recuerdo que estuve un poco enfadado y, pensándolo, todo se debía al
comportamiento de algunos de mis personajes mientras reescribía algún fragmento
de La Historia. Nunca había pensado
de un modo tan directo en cómo me influía lo que pasaba en mi ficción, en algo
que sé que nunca ha pasado, pero… Ahí está.

Ahora, una nueva idea ha
surgido (y a saber si se cumplirá, pero…), entra en los terrenos de la frase de
Joe Hill. ¿Cuándo nos abandonan
aquellos seres a los que queremos? ¿Nos dejan alguna vez? ¿Qué significa
realmente la muerte? ¿Qué es estar bajo el influjo de Tánatos y otras fuerzas
que desconocemos? ¿Existe el miedo o la calma en esa mentira que es la vida, en
ese velo de esperanzas que jamás menguan? Y aunque creo que la respuesta que dé
a esas preguntas nunca será clara (ni será tan oscura como Hollow Hallows), sí creo que se acercará al aire trágico de los
personajes de La Historia (no
publicada) y se centrará en todo lo que
he vivido, leído e imaginado últimamente
. Es ambiciosa, quiero retratar
varios períodos de tiempo y de la vida de diversos personajes: niñez,
adolescencia, vida adulta… y lo que significa que toda tu vida se mezcle con la
fantasía. Y me he autoimpuesto mis propios retos sobre ello. No quiero escribir una historia más,
quiero que me exija desafiarme.


No creo que sea una novela
que publique dentro de un año. Ni de dos. Ni de tres. Considero que será un
proyecto largo, muy largo y que, quizás, me quedé yo. Pensaréis que no tiene
sentido crear algo si no lo compartes y una sonrisa triste podría nacer en mi
rostro. Últimamente, siento el placer culpable de no querer (o tener) que
compartir todo lo que hago, pienso o digo, más allá de ambiguas entradas que os
dejo de vez en cuando. No obstante, no me pagan por fardar (ni por escribir,
pero…), siento que no me gustaría que mañana, quien me tenga que recordar (si
hubiera alguien), solo lo haga como una suma de opiniones vacuas en Internet, en
redes sociales y demás. Quiero escribir y eso es lo que me mueve en este punto,
cuando todo se derrama en lágrimas de incertidumbre.

No sé aún cuál sería su
género (¿terror? ¿Aventuras? ¿Fantasía?), lo que sí sé es que uno de los temas
principales es la muerte… y la vida, con sus cambios, con sus hechos
extraordinarios, con su fantasía ante nuestros propios ojos. Y también sé que
ya era hora de que una de mis novelas transcurra en Tenerife.

Y, al final, sí, es cierto,
nunca pierdes del todo a nadie.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

8 comentarios sobre “Escribiendo sobre la eternidad y la pérdida

  1. Creo que podrías escribir sobre algo que se insinuó en Hallow Hallows, una Liga de la Justicia Oscura. Y tal vez sobre el tema del demiurgo, que también se insinuó en esa novela.
    Pero sé que la inspiración es caprichosa.
    Saludos.

    1. Por ahora, me temo que toda la "magia" la tendrá el enemigo, aunque tampoco sé si la palabra "enemigo" es la adecuada. Está aún naciendo. Puede ser cualquier cosa… Ni siquiera sé si "magia" es el término adecuado. ¿Estoy cansado de ella? No creo, pero el mundo ha perdido parte de ella para mí. A saber qué sale. Esperemos a ver.

      ¡Gracias por el comentario!

  2. Yo soy más al revés, el como me siento afecta a mis personajes y a lo que escribo. Tampoco tengo ganas de compartir lo que escribo (concretamente todo lo que escribo, sin contar mi cutre blog); antes tenía sentido enseñarle las cosas a otras personas, o lo parecía; ahora parece que mis historias sólo tienen sentido en mi cabeza, y las escribo porque necesito quitármelas de encima.

    1. Escribir como un modo de quitarte ese algo de la cabeza es una de las respuestas que menos se dan al ¿por qué escribo?, pero creo también que es una de las más sinceras.

      Considero que sí, a veces yo influyo a mis personajes. Puede que la mayor parte del tiempo (tampoco quiero ir de gurú especial del mundo mundial), pero hay algunos momentos en que ocurre lo contrario. Quizás a ti también te haya pasado, solo que controlas mejor a esos monstruos que yo.

      ¡Gracias por el comentario!

  3. Pues me gusta este tipo de entradas, donde te analizas y ves cómo te va cambiando escribir.
    Un placer leerte, como siempre.

    1. Gracias, Isi. Un placer leerte a ti también. Me alegra saber que estos delirios no quedan simplemente en la nada. ¡Un saludo enorme y gracias por el comentario!

  4. "Nunca pierdes del todo a nadie."

    Pero es eso bueno o es malo? Y si ese alguien era todo lo que te importaba? Todo, literalmente, en cualquier faceta de tu vida ese alguien era el motor. Cosas tan mundanas como cortarte el pelo o cepillarte los dientes, u otras mas "importantes" como encontrar una manera de ganarte la vida.

    He leído muchas veces aquello de "los recuerdos matan" y no puedo estar mas de acuerdo.

    Yo siempre digo que la esperanza es una hijadeputa (con perdón). Bueno, durante un tiempo dejé de decirlo…

    Creo que el "yo" que mantenía eso ha acabado teniendo la razón.

    Un abrazo, Carlos.

    1. La pérdida es lo más doloroso por lo que pasamos. Puede haber pérdidas vacuas, como algún objeto (y a veces, duelen), pero cuando son personas, cuando tenemos que decir adiós a ese alguien que nos ha acompañado o nos ha criado… Es algo que nunca nos deja y los recuerdos vuelven una y otra vez. Puede que no maten del todo, pero matan lo que somos, nos dañan, pero, de vez en cuando, hay cierta melancolía o dulzura en ellos, en aquella ayuda que nos dieron, aquella sonrisa, aquel ánimo… Y eso es aquello con lo que nos quedamos al final del camino.

      Un abrazo enorme y ánimo con todo, compañero.

Deja un comentario