Hace algunos
años, Pedro de Mercader y un servidor escribíamos para un portal
cultural. Gracias a él, tuvimos la oportunidad de conocer a Carcayú, quien
realizó varias viñetas para la web. En esa época, nacía el proyecto de Carcayú
y su pareja, Bonoreta: el webcómic En Pelotas. Desde entonces,
han pasado varios años y su cómic no ha dejado de crecer. Querría recuperar
esta entrevista que les hicimos para que quede como testigo del comienzo de sus
andanzas y porque lo pasamos muy bien hablando sobre su cómic. Espero que os
guste.


Portada del webcómic En Pelotas en una edición especial que mostraba nuevas tiras de la pareja formada por Bonoreta y Carcayú. Fuente.

El sexo es el primer paso de la vida y, por ironías de
esta, es también un tabú para gran parte de la sociedad. Nadie habla con todo
el mundo de lo que le gusta o no en una cama o no es un buen tema de
conversación en la mayoría de las situaciones, pese a que podamos hablar en
cambio de alguna guerra, algún acto violento o similar. En nuestro día a día
parece que nos asusta ver un cuerpo desnudo y una expresión pasional del amor,
pero no nos aterroriza ver ese mismo cuerpo destrozado por la barbarie de
algún crimen en los informativos.

Aún así, pese a toda la ilógica, hay gente que es
capaz de hablar de sexo y lo hace sin tapujos, con la dosis de humor que
convierten todo este tema en algo tan normal como debería ser, porque el mundo
sin lugar a duda sería algo mejor si hubiese más arte y más amor. Esta búsqueda
de la «normalización sexual» no es algo extraño para la pareja de
creadores que son Carcayú y Bonoreta, quienes han concebido un webcómic basado
en su relación llamado En Pelotas. Es en estas tiras donde
sexo, humor, referencias frikis y la vida diaria se mezclan en cada una de
sus viñetas para revelarnos algo obvio (pero que solemos olvidar) que la vida
comienza con el sexo y que la risa es fundamental en nuestra existencia.

Es un placer para nosotros poder hablar con Carcayú y
Bonoreta sobre su creación, la situación de la sociedad con respecto al humor y
el sexo, y mucho más.

¿Qué os ha llevado a lanzaros a hacer un webcómic como
En Pelotas?

Carcayú siempre ha querido meter la patita en este
mundillo, pero nunca tuvo el empuje ni las buenas ideas necesarias para sacar
adelante un proyecto en el que confiase, no hasta que conoció a Bonoreta. Y
ella nunca pensó en dedicarse al mundo del cómic hasta que conoció a Carcayú.
De nuestra relación, de las tonterías que vivimos y las barbaridades que nos
decimos, acabó calando un poco la idea de “eh, si nos reímos nosotros, ¿por qué
no se van a reír otros?”, y de ahí nos lanzamos a la piscina con las tiras
cómicas.

¿Qué esperáis lograr con este proyecto?

Que nos publiquen y retirarnos a vivir de royalties el
resto de nuestras vidas. No, ahora en serio; evidentemente, que nos publicasen
en papel sería todo un logro, pero el motor de En Pelotas es
en realidad el humor y el sexo. Queremos normalizar el sexo, liberarlo de
tabúes, a través de chistes con los que (esperamos) todos se sientan
identificados. El sexo es algo normal, natural, sano y divertido. ¡Vamos a
aceptarlo y reírnos con ello!

¿Consideráis que los webcómics son
una herramienta factible para lograr abrirse hueco en la industria?

Bueno, ahora mismo, para unas tiras cómicas del
carácter de En Pelotas, en las que se muestran desnudos completos y
se hacen chistes explícitos de penes, personalmente creemos que es la ÚNICA
herramienta para lograr colarnos en la industria. Sabemos que es un producto
arriesgado, que el formato no es el más habitual (aunque tampoco es nada
novedoso), y ya se cuentan por decenas las editoriales que nos han dicho “es
muy divertido, pero en nuestra línea editorial no queremos un contenido tan
sexual”. Así que nuestra esperanza es lograr miles de seguidores y que se den
cuenta de que un producto así no es algo TAN arriesgado, sino algo que la gente
quiere y pide.

En-pelotas-webcómic
El crowdfunding ha sido una de las herramientas utilizadas para que la obra En Pelotas llegue a más público. Fuente.

 ¿Tenéis algún referente en el que os hayáis inspirado?

Nuestra propia vida y la de nuestros amigos está
siendo una mina de oro para los guiones. Aunque el proyecto comenzó
prácticamente sin referentes, hemos ido conociendo otros cómics que nos han
ayudado a perfilar sobre todo la parte gráfica (dibujo, coloreado, narración,
etc.). Le tenemos el ojo echado a Agustina Guerrero (Diario de una volátil)  y
a Ana Oncina (Croqueta y Empanadilla), sin desmerecer a Moderna de
Pueblo. Y, por supuesto, Carcayú daría su alma al diablo por dibujar tiras tan
bien como Bill Waterson (Calvin y Hobbes).

Al ser tiras cómicas breves y, en apariencia,
independientes, ¿cómo os repartís el trabajo?

Bonoreta suele ser la que decide qué experiencia o
chiste va a convertirse en una nueva tira. Carcayú es el pintamonas. Aunque hay
mucho feedback entre nosotros, y aunque Bonoreta crea a veces
que no, ha demostrado en muchas ocasiones tener un buen criterio brutal. El
tema de las expresiones faciales, por ejemplo, siempre pasa por su supervisión,
y cada sugerencia suya mejora el resultado final. Por su parte, Carcayú también
participa en el guión aportando ideas que lo mejoran.

¿Cómo hacéis para no cortaros a la hora de contar
cierto tipo de historias en vuestro webcómic, como las conversaciones después
del sexo?

De perdidos al
río” o “a la mierda la porcelana” son algunos de nuestros lemas. Queremos ser
auténticos, hay miles de chistes de parejas, pero muy pocos sobre las
relaciones sexuales en una pareja. En breves haremos de estos primeros, pero
nunca dejaremos de lado los chistes sobre sexo, consideramos que hay un vacío
en el sector y queremos ocuparlo, y esa es un poco nuestra fuerza para superar
vergüenzas.

¿Se puede hacer humor sobre sexo sin caer en lo
vulgar?

A ver, que nosotros hemos caído en lo vulgar varias
veces (ahí está la tira de “no se va a chupar sola”), pero no ha sido percibido
como tal porque, al igual que en nuestra relación, en la de nuestros personajes
se puede ver el inmenso amor y respeto que se tienen. Hay confianzas que solo
te puedes tomar con alguien por quien darías la vida. Además, teniendo en
cuenta que el sexo es la clave para la vida, se pueden hacer muchos chistes
sobre ello sin ser vulgares, ya que el sexo en sí no es vulgar, es muy común.

En Pelotas, webcómic de referencia. Fuente.

 ¿Cómo elegís los contenidos de En Pelotas (que
compartir, que no…)?

Para las tiras, los guiones surgen de la vida
cotidiana, y a veces son retocados para hacerlos más efectivos o para que
encajen en el formato tira. Esto lo hablamos entre ambos y pasa por varios
bocetos previos. De cara a la web, bueno, estamos aprendiendo, aunque una buena
brújula personal es “¿qué me gustaría leer A MÍ en una web así?”, y el feedback con
nuestros seguidores que comentan, critican y sugieren también nos hace
perfilarnos e ir cambiando (esperamos) para mejor.

¿Por qué creéis que la gente tiene más tabúes a la
hora de hablar de sexo que a la hora de hablar, leer… sobre temas violentos?

Ya lo dijo George R. R. Martin, que él podía describir
perfectamente cómo un hacha se abre paso por un cráneo sin problemas, pero si
hacía lo mismo con una penetración le recibían en casa con antorchas… Tenemos
una moral muy hipócrita, y no sabemos si esto viene de las raíces católicas, de
los regímenes represores, o de que simplemente hay unos cuantos pajilleros
frustrados que no consiguen mojar el churro y les ofende que otros lo hagan…

¿Creéis que al tocar la temática erótica alguna
editorial tradicional se atrevería a publicarlas con la difusión de otras
publicaciones de otras temáticas?

Queremos creer que sí, pero sabemos que no. Hemos
enseñado nuestro dossier a mil editoriales y en todas nos han
puesto la misma traba: el proyecto funciona, pero tiene demasiado sexo para su
línea editorial. Echando un vistazo a las susodichas líneas editoriales, hemos
visto que hay muchas que han publicado obras con el mismo contenido sexual o
incluso más, pero siempre respaldado por un autor de renombre, una legión de
seguidores o hasta un crowdfunding (sirva de ejemplo de los
dos último factores el caso de Aleta y Chica de Serie-B, de Iván
Sarnago
). Hacerse, se ha hecho, pero es complicado. Nosotros nos conformamos
con una tirada corta que sabemos que se agotaría en las tiendas; tenemos
confianza plena en estas tiras, si no, no nos habríamos lanzado a la aventura
web, porque de verdad es un cómic que compraríamos de verlo en las estanterías,
y creo que es lo mejor que se puede decir sobre ello.

¿Intentáis normalizar la idea de la duología “sexo y
friki”? Uno de los típicos clichés es que los “frikis” (por así llamarlos)
mueren vírgenes. ¿Veis vuestro cómic como una manera de enfrentarse a esta
simpleza?

Por supuesto que sí. Estamos hartísimos de ese tópico.
Lo friki cada vez es menos friki, ya que está calando en la cultura pop, pero
es que ya antes de eso existían las parejas frikis, o simplemente frikis con
pareja. Raritos hay en todas partes, fijarse solo en los que hay entre nerds,
geeks
 o como quieras llamarlos es un sesgo de percepción brutal y
dañino. A eso le sumas la mala prensa que se nos ha dado y, vamos, cocktail explosivo.
Te pasas por cualquier salón o jornadas y ves parejas a tutiplén, y cosplayers enseñando
cacho, que esa es otra, las mujeres frikis ESTÁN BUENAS (hay de todo, es
cierto, pero vamos a darles bombo, oye). Mención especial a The Big
Bang Theory
 en esta labor, por supuesto.

¿Nada de cortes cuando algún familiar o amigo ha leído
alguna de vuestras viñetas y os ha hablado de ellas?

Tenemos la dualidad de estar súper orgullosos de En
Pelotas
 y a la vez querer ocultárselo a ciertos familiares, sobre todo
mayores… En realidad todo se reduce a qué tipo de moral tiene ese familiar o
amigo (aunque con los amigos nos la trae más al pairo), si son de los que irían
con antorchas a G.R.R. Martin, pasamos de enseñar nada; si son de los que
gustan de chistes de pililas, aunque se escandalicen, se la enseñamos (la tira,
claro, no la p…).

Por último, ¿qué le diríais a un lector para que
empezase a leer vuestro webcómic y se dejase de largas?

¿Te gusta el sexo? ¿El humor? ¿Qué me dices entonces
del sexo con humor? Va, tonto, pasa, que encima tiene el morbo añadido de saber
que está basado en hechos reales…

Viñeta del webcómic En pelotas. Fuente.

Podéis seguir En Pelotas en…

  1. Patreon.
  2. Twitter.
Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario