En los peores momentos de tu vida, deberías, necesitas buscar a alguien a quien amar. Más o menos, eso es lo que dice la letra de esta canción. No es de extrañar que la canción Somebody to love sea uno de los temas del icónico Verano del Amor hippie, un tiempo donde la música quería cambiar el mundo. 

Está claro que si cumpliéramos el sueño, si nos dedicásemos a buscar a seres a los que amar, estaríamos menos tiempos con nuestros problemas más enfermizos y haría tiempo que habríamos abandonado la guerra, la codicia y toda esa basura que nos han enseñado.

La canción pertenece a la banda californiana Jefferson Airplane, la pionera en cuanto a rock psicodélico se refiere, y que apareciese a mediado de la década de los ´60 dejando varios temas de esos que habremos escuchado mil veces, aunque no sepamos que pertenecen a ellos.

Si ayer os dio la gana de leer la crítica de cine rápida y sin pensar demasiado de Miedo y asco en Las Vegas, sabréis que es una de las tantas películas donde aparece.

En definitiva, tanto si estáis mal como si no, siempre se necesita alguien a quien querer ¿no?

Pasadlo bien y como dirían en otro tiempo, quizás mejor o peor, y como también dice una colega mía: amor y paz.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario