La Novia Cadáver, una película que más de una década después sigue «suscitando polémica». Sigue leyendo…

Si este es el mejor comentario que he tenido en años en mi blog, lo digo. Lo han dejado en mi crítica de La Novia Cadáver.

A ver, por un lado, me ha cogido tan de sorpresa, que me estuve riendo
un buen rato y agradezco que en esta época de redes sociales, alguien se
tome su tiempo de comentar en un blog.

Pero la situación es…
es genial. Me puedo imaginar a ese padre o madre intentando acostar al
crío y este en plan: «¡quiero denunciar porque el prota no
muere al final!». Y eso que Victor de «La Novia Cadáver» se pasa como
toda la película en el mundo de los muertos. Este niño quería gore. Este
niño es Clive Barker.

Lo mejor es la idea del padre o madre. Internet sirve para quejarte de las cosas, es tan millenial que me encanta.

-PADRE/MADRE: Niño, pues voy a buscar una crítica en Internet, lo usamos para denunciar y te vas a la cama, ¿va?

-NIÑO: Va.

Esto se conoce en mi casa como dramón. Ni «El niño del pijama a rayas»
ni «Los puentes de Madison». Nada. En mi casa yo era el pequeño, así que
así es la vida.

Por otro lado, si me pongo en plan «creador oh
dios mío», diría: Pero ¿cómo están criando a ese niño para que se crea
que puede denunciar una obra artística porque no le gusta algo en ella?
¿CÓMO HEMOS LLEGADO A ESTO? ÑE, ÑE, ÑE.
Pero no suelo ponerme así. Prefiero reírme. Los dramones se dejan para la casa del pequeño Clive Barker.

Y, en el fondo, como me he echado unas risas, he querido compartirlo
por aquí. Mi novia me ha dicho que el chaval era un poco macabro por
querer ver al prota muerto. Yo, en realidad, me he acordado que de
pequeño yo cogía el estuche de las gafas y hacía que fuera un ataúd para
mis muñecos. Ponía árboles de plástico y hacía como un cementerio.
Llegaba a dibujarlos. Tuve una etapa muy dark en mi infancia. Así que se
cierra el ciclo.

Al menos este crío se ha visto la película
antes de criticarla o querer denunciarla. Seguro que no acaba de
ofendidito en Twitter. Espero. ESPERO.

Así que darle gracias al
padre o madre del chaval por el comentario. Me alegra saber que la
crítica ha servido para algo y, ya sabéis, si tenéis niños que quieran
denunciar algo de alguna peli o cualquier cosa, aquí tenéis mi blog: https://carlosjeguren.com/

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario