Tiempo de lectura: 4 minutos
Póster de la nueva versión de El Libro de la JunglaFuente.

Vivimos en la época de la
nostalgia y el remake. En los últimos años, la escasez de ideas o la pretensión
de marchar sobre seguro, han convertido a Hollywood en la industria del
contador de historias que solo vuelve a sus grandes momentos del pasado, copia
historias o hace covers.
No obstante, desde una perspectiva menos negativa, no
es extraño y siempre es, hasta cierto punto, interesante el
intento de acercar viejas historias a nuevos públicos. 


Disney no ha escapado a
esto y ahora sirve a una nueva moda: hacer de carne y hueso (y mucho CGI) sus
clásicos animados. Alicia en el País de las MaravillasMaléfica dieron el pistoletazo de salida, con mejor aceptación
de público que de crítica, y luego vino Cenicienta como edulcorado primer paso
para acercar El Libro de la Selva a una nueva generación. ¿Merece la pena?

Fuente.

La historia de El Libro de la Selva es ya de sobra conocida: los lobos y la pantera Bagheera cuidan de Mowgli, un cachorro humano,
pero el terrible tigre Shere Khan quiere acabar con el humano, igual que mató al
padre del crío. La única oportunidad de mantener la paz es que Mowgli emprenda
el regreso a su hogar con los humanos. Una aventura donde el pequeño se forjará
a sí mismo y conocerá a villanos como la serpiente Kaa, monstruos como el rey
Louie o el vividor Baloo.

El Libro de la Selva es
una película de aventuras que Jon Favreau, director de Iron Man, ha elaborado
con gran cariño hacia la obra original
. El guion, por ejemplo, funciona en su clasicismo. La
música, aderezada por los números de la original, es un regalo. Y todo ello
hecho en un estudio. Que quede claro: no estamos en la India, sino en un estudio de California. Símbolo
del avance tecnológico de nuestro tiempo, no hay selva, no hay animales, no hay
ríos… Solo está Neel Sheti, el actor que hace de Mowgli, acertadamente, pese a su
edad, y el resto de los humanos quedan representados como sombras bajo la aquí
crucial, por su poder, flor de fuego (sin olvidar las marionetas de la compañía
de Jim Henson que sirvieron como puntos de referencia).

Mowgli conoce a Kaa, con la voz impresionante de Scarlett JohanssonFuente.
El tenebroso LouieFuente.

Pese a esto, el reparto
de actores que dan voces a los animales es loable. Tenemos al gran Bill Murray
como Baloo, tan vago como siempre. Bagheera es más sabio que nunca, con la
interpretación de Ben Kingsley. Por su parte, el tenebroso rey Louie, pasa se
ser un orangután a un gigantophitecus, tan shakesperiano (elaborado al estilo
del Marlon Brando de Apocalipsis Now… Véase su aparición entre las sombras), que
cuenta con un Christopher Walken que hace que merezca la pena ver la película
en versión original para apreciar todo el trabajo. Sin olvidar el grato trabajo
de Scarlett Johansson (que diera ya su voz en Her) como Kaa (ahora hembra y no
queda mal el cambio, hasta se agradece por escuchar la hipnótica voz de la
actriz), Lupita Nyong’o como la loba Raksha y el mejor por su villanía, Shere Khan, al
que dota de vida el inconmensurable Idris Elba.

Atentos, también, a los
graciosos créditos finales que rinden culto al clásico de Disney y que también
nos entrega unos momentos cómicos antes de despedir el film.

Para finalizar, cabe preguntarse cómo
envejecerán los efectos y si, cuando los animales y los entornos dejen de ser realistas, dentro de diez o cinco años (nunca se sabe), la historia que la
mantiene seguirá siendo o no tan disfrutable como la del clásico de Disney o los
cuentos de Rudyard Kipling. Por ahora, parece que habrá secuela. Y en el
futuro, como estamos zambullidos en el mundo de la nostalgia, no nos extrañaría
otro remake. Así somos.

El Libro de la Selva es
buen cine de aventuras con abrumadores efectos especiales y la vieja pregunta
de cuánto aguantará hasta la próxima versión.
Cuestión de tiempo, pero hasta
entonces, todos queremos ser como Mowgli y recordar solo lo más vital no más. 

Una nueva versión del clásico de Disney. Fuente.

Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

19 comentarios sobre “El Libro de la Selva, buen cine de aventuras, pero ¿y…?

  1. A mí me gustó bastante más que otros live actions de Disney, como Maléfica, que me pareció horrible.
    Partiendo de la base de que Disney no me apasiona ni me dice gran cosa, he de reconocer que con El libro de la selva me lo pasé muy bien. Sólo por su poderío visual vale la pena echarle un vistazo.

    1. La falta de ideas en Hollywood es un mito, una leyenda urbana.
      No hay ninguna crisis de ideas, sino una crisis de confianza en las nuevas ideas, de ahí que los grandes estudios no arriesguen y tiren por el camino sencillo. Viendo el panorama, yo haría lo mismo si fuese productor de cine.

      Pero la culpa de todo esto la tenemos principalmente (o al 100% diría yo) los espectadores, en especial los espectadores masivos, los estándar, los que van a "desenchufar el cerebro porque el cine no es para pensar" (idea que detesto, por cierto).
      Si en cartelera hay una película diferente o de corte alternativo (La Bruja, por ejemplo) junto a la nueva A Todo Gas, ¿en qué sala entra el espectador estándar? En la segunda, claro. Los grandes estudios conocen el percal, por eso no pueden arriesgarse a gastar una millonada en una película "diferente" y darle una distribución gigantesca para que luego no vaya a verla ni el tato.
      Al final, por desgracia, las tendencias las marcan los gustos masivos (en general, vulgares) y este tipo de espectador que, aunque quede mal decirlo, no tiene ni puta idea de ná; que si debe elegir entre un chuletón a la brasa y un grasiento kebab, se queda con el kebab, por eso el cine comercial está lleno de "comida rápida" y sin alma. Películas de consumo rápido para no pensar y dejar el piloto automático durante dos horas. Que no está mal, ojo, me gusta ese cine sin chicha, pero no puedo alimentarme sólo de eso… Si un día veo una de Michael Bay, al siguiente me pongo una Winding Refn; la diferencia es que la de Bay está en todos los cines de España, y la de Refn en uno de la capital.
      Ley de oferta y demanda, pero no falta de ideas. Así lo veo yo.

    2. Yo defiendo Maléfica, personaje que siempre me gustó. El argumento es de lo mejor, bien realizado. Y Angelina Jolie es fascinante como Maléfica.
      Saludos.

    3. Maléfica hace honor a su nombre. XD

      Sobre El Libro de la Selva, guay. Queda por ver si la historia sostiene todo esto cuando los efectos se marchiten o harán otro remake. No obstante, ya hicieron un live action en los 90.

    4. Ese es el problema de las película que lo basan TODO (CofCofavatarCofCof) en los FX. En 20 años a ver qué les pasa…

    5. La falta de ideas en Hollywood es un mito, una leyenda urbana.
      No hay ninguna crisis de ideas, sino una crisis de confianza en las nuevas ideas, de ahí que los grandes estudios no arriesguen y tiren por el camino sencillo. Viendo el panorama, yo haría lo mismo si fuese productor de cine.

      Pero la culpa de todo esto la tenemos principalmente (o al 100% diría yo) los espectadores, en especial los espectadores masivos, los estándar, los que van a "desenchufar el cerebro porque el cine no es para pensar" (idea que detesto, por cierto).
      Si en cartelera hay una película diferente o de corte alternativo (La Bruja, por ejemplo) junto a la nueva A Todo Gas, ¿en qué sala entra el espectador estándar? En la segunda, claro. Los grandes estudios conocen el percal, por eso no pueden arriesgarse a gastar una millonada en una película "diferente" y darle una distribución gigantesca para que luego no vaya a verla ni el tato.
      Al final, por desgracia, las tendencias las marcan los gustos masivos (en general, vulgares) y este tipo de espectador que, aunque quede mal decirlo, no tiene ni puta idea de ná; que si debe elegir entre un chuletón a la brasa y un grasiento kebab, se queda con el kebab, por eso el cine comercial está lleno de "comida rápida" y sin alma. Películas de consumo rápido para no pensar y dejar el piloto automático durante dos horas. Que no está mal, ojo, me gusta ese cine sin chicha, pero no puedo alimentarme sólo de eso… Si un día veo una de Michael Bay, al siguiente me pongo una Winding Refn; la diferencia es que la de Bay está en todos los cines de España, y la de Refn en uno de la capital.
      Ley de oferta y demanda, pero no falta de ideas. Así lo veo yo.

    6. Está bien visto, Narciso. Aunque esa rentabilidad conlleva una crisis de ideas en el sentido de que se limita al creador y no se pueden ofrecer ideas nuevas.

      Lo único que añadiría es que los modelos cambian. Pertenecemos a la generación que iba al cine con habitualidad, pero yo desde hace unos años voy en contadas ocasiones (no me gusta la conducta de la gente en el cine) y prefiero verlo en casa y buscar lo que me apetece: desde la típica tontada hasta el peliculón que nadie ve y encuentro por casualidad y creo que eso es cada ve más habitual. O no, pero vaya, problema de los demás que aceptan el todo hecho xD

    7. "Aunque esa rentabilidad conlleva una crisis de ideas en el sentido de que se limita al creador y no se pueden ofrecer ideas nuevas."

      Claro, es lo mismo que te decía. ¿Hay buenas ideas? SÍ. ¿Hay buenos guionistas? SÍ. El problema está en que todo ese talento se queda acumulando polvo en un cajón porque nadie quiere arriesgar.
      Lo que no cuela es eso que muchos dicen: "es que en Hollywood se han quedado sin ideas". Ese tópico no se sostiene por ningún lado.

      En cuanto a la conducta de la gente en el cine, pues tío, nada que añadir. Es un asco jajajaja La suerte que yo tengo es que el cine me gusta más que la gente, por eso sigo yendo… No van a quitarme la única actividad de ocio que me interesa aquí donde vivo. Si me quitan el cine, me hago alcohólico o cani.

  2. Esta película simplemente me fascinó, ¡es buenísima! Aunque tienes razón, últimamente el cine se basa en los clásicos infantiles por faltas de ideas. Y aunque haga maravillas, deberían espabilar un poco:(
    ¡Un beso y felices lecturas!

    1. Me alegro de que te gustase la película y nada que no se arregle buscando pelis de otras nacionalidades y más variadas o eso creo. Gracias, Sara, un placer leerte. Saludos.

    1. Cuando pillan elementos de la película de dibujos que no están en los cuentos… Y ahora me dirás que también cogen elementos de los cuentos que no están en la peli y yo te diré… Parlamento xD

    2. No solo eso, sino que como acertadamente he leído comentar a más de uno hay momentos en los que casi parece más un remake de El Rey León que de El Libro de la Selva xD p.s.: Aunque yo siempre la tendré como la peli en la que si le llegan a poner una capa a Mowgli, prácticamente podría haber pasado por una película de Superman

    3. ¿De qué Superman hablamos? Si es el amargando de Snyder me falta que empotre a alguien contra el techo xD

      De todas formas, esto viene de lejos. Nadie recuerda ya los live actions como 101 dálmatas.

      Personalmente, hay una manía en la adaptación y el recontar igual en mi opinión. Aunque bueno, como apuntaban arriba, rentabilidad y esas cosas.

    4. Nah, lo de Superman es una asociación de ideas que extraje en su día por la naturaleza mesiánica que otorga la película a Mowgli y el poder creador y a la ver destructivo de sus "superpoderes" (la inteligencia, vamos, aquí representada con la flor roja), algo que no estaba ni en la obra original de Kipling ni en la peli de Disney. Y sí, lo de la búsqueda del éxito comercial siempre estará ahí para bien o para mal. Pero bueno, si se busca algo más alejado a caer en gracia del público mayoritario, siempre quedará la opción de aguardar a la versión que Andy Serkis pretendía hacer con más fidelidad a la novela original

  3. ¡Hola! Como profesional del sector ambiental, debo decir que quedé encantada con la película, de principio a fin. Cómo desarrollan la importancia del "ciclo de la vida", la cadena alimenticia, la sequía, el clima y todo lo demás… es simplemente fantástico. El guiñó con las canciones fue la guinda del pastel para todos lo que crecimos con la película de dibujos, viéndola una y otra vez, que jamás dejará que las olvidemos.

    Para mí, tanto para grandes como para pequeños (aunque no tan pequeños porque no van a entenderla), es recomendadísima.

    ¡Saludos!

    1. ¡Hola! Pues me alegro mucho de que te haya gustado a ti también. ¿No te parece increíble que casi todo estuviese hecho por ordenador, pero pareciese real? Me parece algo fascinante.

      Yo quiero verla de nuevo en casa. En su momento en el cine, me tocaron niños incordio, pero bueno, aún así, como habrás visto, la disfruté.

      ¡Gracias por tu comentario! ¡Un saludo!

  4. La peli es un prodigio de realización y no es mala idea recuperar cuentos clásicos para nuevas generaciones. En algunas cosas la peli sobresalía como pocas, me sorprendió mucho.

Deja un comentario