Mr. Mercedes de Stephen King, Los asesinatos del lunes negro de Jonathan Hickman y Tom Coker y… Francisco de Quevedo. ¿Qué tienen que ver? Pues nada más y nada menos que algo que tiene que ver con… el dinero.

 Esta semana he terminado de ver la primera temporada de Mr. Mercedes, serie que adapta la primera novela de la trilogía del detective Bill Hodges, escrita por Stephen King, y me ha sorprendido leer cómo muchos espectadores se han quedado con la capa más superficial: un detective retirado que es acosado por un asesino que no pudo atrapar y decide «terminar» el caso antes de que el caso acabe con él. Muchas personas hablan de que la trama es un puro cliché, con un expolicía alcohólico al que nadie cree o un psicópata con complejo de Edipo o Norman Bates, pero pienso que lo que es realmente interesante es el mensaje de cómo el Mercedes, símbolo de vehículo de poder (fabricado en Alemania, recordemos su política durante la crisis financiera), conducido por un demente que busca llamar la atención, atropella y mata a varias personas que buscaban empleo, personas desfavorecidas, inmigrantes, madres solteras…  

Es decir, el poder económico, con un loco al volante, arrolla a los más desgraciados de nuestra sociedad. Es interesante, además, aplicar esta lectura entre líneas para un final donde los que salvan el día son dos personas que no te esperas: un joven afroamericano procedente del extrarradio que ha conseguido ir a Harvard y una muchacha con problemas psicológicos; son aquellos que no aguardas que sean los héroes y acaban siéndolo, personas comunes, dañadas como todos.

(Podemos sumar al juego los constantes paralelismos entre viejo, gordo, honrado y clásico Bill Hodges frente al joven, famélico, vil y amante del punk rock que es Brady; detective contra asesino, gato y ratón, pero sería olvidar que Hodges tiene raíces irlandesas y Brady es un producto de la pobreza, la falta de valores y la carencia de ayuda para ciertos sustratos de la sociedad).

Todo este tema me hace pensar que, con Mr. Mercedes, Stephen King aprovechó la coyuntura de la crisis económica para hablarnos de nuestros monstruos cotidianos de un modo que muchos no saben apreciar. King es el maestro, al fin y al cabo, de transformar los lugares comunes en historias escalofriantes: el acoso escolar es Carrie, el miedo a la muerte es El Cementerio de Animales, el temor a una epidemia y la falta de fe es Apocalipsis, la destrucción de una familia por las adicciones es El resplandor… Y el caso de Mr. Mercedes sería una defensa de cómo los poderosos, con su dinero, aplastan a los débiles y conciben monstruos con ellos.

Atentos al homenaje y guiño que se hace con King, aparte de con su cameo, con el tema de Los Ramones para Pet Sematary, que suena durante una de las escenas de Brady en su coche. Fuente.

El tema del dinero como clave del poder me ha recordado a uno de los mejores cómics que he leído en los últimos a´ños y por el que no dejaré de dar gracias a las personas que me lo recomendaron. Me refiero a Los asesinatos del lunes negro de Hickman y Coker. La premisa parece fruto de una alucinación: ¿qué pasaría si el dinero fuese una herramienta para la magia? ¿Y si las crisis económicas fueran creadas por seres capaces de manipular la magia, es decir, el dinero? ¿Se imagina a un grupo de entes poderosos, con habilidades comerciales, que usasen su poder sobre la sociedad? Suena a una idea casi de serie b, imaginar una especie de The Magicians pero con tipos que deciden el destino del mundo a través del dinero, pero Jonathan Hickman, por medio de las diferentes líneas paralelas, unos personajes estupendos y un worldbuilding majestuoso y complejo, logra la que seguramente sea la mejor serie de cómic que no estás leyendo (y si lo estás, enhorabuena).

Como Mr. Mercedes, defiende cómo hay élites que manipulan el vil metal, el poderoso caballero quevediano capaz de cualquier cosa, para crear una visión de la sociedad cada vez más oscura. Diferentes familias, enfrentadas por el destino del dinero y la influencia económica como si fueran hechiceros, nos conducen a un juego de tronos que, con calma, nos entrega muchas grandes reflexiones sobre el poder del dinero y toma la idea de la fantasía urbana: ¿qué pasaría si existiese un submundo dentro del nuestro? ¿Qué ocurriría si los suicidios del crack del 29 fueron, en realidad, sacrificios humanos? ¿Quién es el dios Mammón, señor del dinero, que maneja, como una fuerza demoníaca, todo este juego?

Pese a que en las últimas décadas, Francisco de Quevedo, uno de nuestros más insignes autores, ha sufrido distintas campañas de desprestigio, nadie ha podido extingir el éxito y el significado de muchos de sus versos. Donde más me gusta Quevedo es cuando da tirones de oreja a la sociedad y sus versos dedicados al dinero siempre han generado en mí un gran entusiasmo. Este autor que vivió hace siglos, entendió la importancia del metal y los billetes y supo cómo este podía levantar y aplastar a cualquier. Es triste pensar, al fin y al cabo, que el único atisbo de magia de nuestro mundo esté en algo tan triste, ¿no?

El dinero es poder, sin duda, y es interesante ver cómo la crisis económica han marcado a dos autores estadounidenses como Stephen King y Jonathan Hickman; el primero para realizar una entretenida historia criminal en formato de novela, mientras que el segundo ha creado un enorme enfrentamiento dinástico cuya meta es el poder en el cómic. Y es que la realidad se filtra en la ficción o viceversa. El dinero es poder, pero también maldad y magia, sátira y crítica. Y nosotros… nosotros pagamos.

Los asesinatos del lunes negro de Hickman y Coker. Fuente.

«Madre, yo al oro me humillo, 

él es mi amante y mi amado,

pues de puro enamorado

anda continuo amarillo.
Que pues doblón o sencillo 

hace todo cuanto quiero, 

poderoso caballero
Es don Dinero».

Francisco de Quevedo.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “El dinero es poder: un acercamiento a Mr. Mercedes de Stephen King y Los asesinatos del lunes negro de Jonathan Hickman y Coker

  1. No he visto la serie, pero el libro me pareció magnífico. Me gustó sobre todo lo diferente que resulta de el resto de la obra de King y cómo consigue el autor engancharte, aun sabiendo desde el principio quién iba al volante del Mercedes.
    Me ha gustado mucho la lectura que has hecho del vehículo y de cómo, como bien dices, terminan salvando la situación quienes menos te lo esperas. Muy buena reflexión de la serie. Me has dado ganas de ponerme con ella.

    1. La serie también está muy bien. Han salido noticas, por cierto, de la tercera temporada, que saldrá en 2020.
      Ya me contarás si te pones con la serie. 🙂
      Muchísimas gracias por tus palabras.
      ¡Saludos!

  2. Me ha encantado tu reflexión. Yo también estoy ahora con Quevedo, Góngora, Lope y compañía. El panorama que ofrece en los "Sueños" es desolador en cuanto al dinero y la influencia que tiene sobre la realidad.

    Me ha interesado mucho lo que comentas del dinero como instrumento de la magia. No he leído "Los asesinatos del lunes negro", pero me ha llamado poderosamente la atención, así que me haré con él.

    Yo ahora estoy sumergida en la obra de Dickens y el tratamiento que hace del dinero es muy curioso, más allá de la oscuridad de su obra, me gusta la ironía con la que retrata estos temas y como la nobleza de la época trataba como animales a aquellos que no poseían recursos. Solo con un título, su que no hicieran gran cosa tenían bienes; el dinero llama al dinero, llega a decir.

    Abrazos.

    1. Quevedo tenía muchísima razón, por eso, me sobrevive a cualquier campaña contra él. Su genio es demasiado grande.

      Creo que "Los asesinatos del lunes negro" te encantaría, si puedes, ve a por él. Ya me contarás. Te debo un correo largo donde te hable de él. 🙂

      Oh, Dickens es espectacular. Siempre le guardaré muchísimo cariño. Espero que lo disfrutes. ^^ Ya me contarás.

      Muchísimas gracias por pasarte por aquí y leerme.

Deja un comentario