La dicotomía del bueno del alcalde Witkins. Fuente.
Si el gran villano de la tercera temporada de Buffy, cazavampiros, el alcalde Richard Wilkins, hubiese esperado un par de años más, hasta 2016 aproximadamente, no solo habría llegado a convertirse en ese demonio serpiente temible, sino que habría logrado como mínimo el puesto de presidente de los Estados Unidos.
Hace poco, revisando entre los posts olvidados en la recámara de los borradores, me topé con este que empecé por la década en que un tipo como Trump llegó al poder y que coincidió justamente con la época en la que estaba viendo de nuevo la serie de Buffy. Puede que más que un alegato político, estas palabras sean un reconocimiento a cómo uno de los mejores villanos de la serie surgió de una burla hacia la política, de una salvaje sátira hacia aquellos que «gobiernan» la ciudad. 
 
Puede que el alcalde fuera uno de mis villanos finales de Buffy favorito y eso lo consiguió por medio de ese carisma que dices: «vaya, el tipo es un miserable asqueroso hijo de los mil infiernos… (nunca mejor dicho), pero ¡qué bien me cae el muy maldito!». El actor Harry Groener hizo a uno de los personajes más carismáticamente odiosos de la historia de la televisión y siempre disfruté con su aire de cantamañanas. 
 
El ciborg Adam era un poco cutrada noventera, The Master me parecía más interesante, el trío de capullos me producía una mezcla de divertimento y ascazo profundo, Spike y Drusilla me caían demasiado bien, el mal primigenio era interesante, Angelus fue otro de mis favoritos y la Willow oscura emergió en una temporada demasiado llena de cosas (algunas muy discutibles)… Puede que el gran villano aparte de todos estos y el propio Wilkins fuera Glory, que era magnífica, pero Glory era más como una diosa de la oscuridad y Wilkins era más como Trump
¿Cómo nos iba a caer mal el alcalde Wilkins? Fuente.
 
Desconozco si fue por su preocupación limpiándose las manos (la época antes del covid), el cuidar a los niñitos o su risita de político, que se lo puso realmente difícil a la banda de Buffy. Y no me puedo olvidar de ese halo paternal que tenía con Faith, otro personaje que me encantaba. Puede que por eso, aunque pasen los años, el alcalde es uno de los mejores villanos de la serie y su temporada, la tercera, fue una de las que más disfruté en su día.
 
En esta época donde crece el populismo y la política se ha vuelto un barrizal digno del Greg Stillson de La Zona Muerta, Wilkins es perfecto como advertencia del poder. Así que votad, votad. No obstante, uno no sabe si, a veces, prefiere como alcalde o presidente a un corrupto o a una serpiente gigante honrada que solo desea la destrucción del mundo.
Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “El alcalde Wilkins: o cómo Buffy satirizó la política.

  1. Willow villana tiene un serio inconveniente. No que haya reemplazado a ese trío cuya mayor meta es controlar a Buffy, con obvios propósitos. Lo que se quebró cuando el líder fue a un método vulgar para acabar con ella.
    Tal vez no tenían la intensidad como villanos, para confrontar a la protagonista y sus aliados, en el episodio final.
    Funciona que sea una villana vengativa, que luego se olvida de la causa de su ira. Funciona que sea imparable. Pero la forma en que se evita que destruya al mundo, convierte a toda esa temporada en una estafa. Sólo sirve para.

    Spike era un buen villano, pero muy enamorado de Drusilla.

    Ese alcalde funciona bien como villano, con un propósito que permanece oculto durante gran parte de la temporada. Siendo revelado por Anya, un gran personaje con una increíble dualidad. Estando en mis preferencias.

    Uno de los logros como villano es pasar a su lado a Faith, la sucesora de la cazadora que se activó cuando Buffy estuvo muerta unos minutos.
    De alguna manera, parecía tenerle un afecto paternal a Faith.

    1. ¡Buffy es una serie estupenda, sin duda! Muchas gracias por compartir tu opinión sobre el alcalde y el resto de los personajes. Lástima que Ángel no fuese una serie que me enganchase. Creo que algunos de sus malos malosos hubieran dado más vida a este post.
      ¡Gracias por tu comentario!

Deja un comentario