¡Nuestra nueva emperatriz! Fuente.

¿Has tenido alguna vez ese momento en que ves un capítulo de una serie en el instante oportuno? Ya sé que en esta época de disfrutar de tantas series y películas nos hace que los revisionados parezcan imposibles, pero hay muchas historias que no disfrutamos a la primera por el simple hecho de que no estamos preparados, no tenemos ganas y sí problemas… Y, en ocasiones, un capítulo que sabemos que no nos hubiera asombrado en otras circunstancias llega a gustarnos por el hecho de pillarnos un buen día y esto me ha ocurrido con The Empress of Mars.

El noveno capítulo de
esta décima temporada de Doctor Who ha demostrado tener cierto toque pulpero
(je, sí, me he inventado la palabra), desde su propio título (que creo que es
un homenaje a John Carter y todas esas pequeñas grandes obras), que le ha quedado muy bien (ese toque de estética steampunk…). 

¿Qué pasaría si un
destacamento de soldados victorianos hubiera llegado a Marte, gracias a la
tecnología de un Ice Warrior que les ha prometido colmarles de riquezas? El
Doctor
decide averiguar qué ha pasado, ¿por qué eso no sale en sus libros de
historia? Y para ello cuenta con Bill y (ay) con Nardole, aunque (por suerte)
perdemos al último gracias a un truco de la manga que es una TARDIS rebelde (y
no es la primera vez que la vemos hacer).

The Empress of Mars es de
lo mejor que ha escrito Mark Gatiss para la serie central. Este guionista que
hizo la fantástica Una aventura en el espacio y el tiempo también es el
responsable del tedioso Sleep no more. Al menos, aquí se nota que se lo ha pasado
bien resucitando una vez más a estos villanos de la serie clásica a los que no
me importaría ver de nuevo gracias a una Emperatriz que tiene más carisma que
muchos otros villanos (¿no se juntarán nunca los Ice Warrior y los Silurians?).

Tenemos soldados
victorianos capullos, crueles, cobardes, ladrones y un Doctor que espera más de
la humanidad y los Ice Warrior que cualquier otro y, quizás, ahí está su
defecto: aguardar siempre más de los demás. Por suerte, contamos con una
Emperatriz que tiene su valor muy bien puesto y que pasa de tanta testosterona
para escuchar a una Bill que es la primera sorprendida de que le presten
verdadera atención. En definitiva, muy disfrutable siempre que no se tome muy en serio (esas rocas movidas como si nada…).

Por último, después de
los disparos de Gargantua, despertar a soldados un poco a las primeras de cambio
y demás, nos dejan otra vez con el posible nexo de esta temporada: ¿se ha hecho
buena nuestra Missy? ¿Ha cambiado nuestro Amo (The Master) de parecer? El
Doctor no está dispuesto a aceptarlo y parece que la sombra que se planea sobre
los últimos capítulos de la serie tampoco…

Siempre nos quedará Marte y sus oscuras y misteriosas aguas.

El Doctor y nuestro Viernes Guerrero de Hielo. Fuente.
Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Doctor Who: The Empress of Mars, god save the queen!

  1. Me gusta la rebeldía de la Tardis, un recurso que ha sido usado, por ejemplo, en el episodio en que llegan a un supuesto hotel, en que se materializan los temores.

    Me gustó la intervención de Missy. Puede ser que se haya hecho buena, por lo menos con El Doctor. Ya intentó darle un regalo, una legión de Cybermen para que termine con sus enemigos. Una pregunta extra, si Missy no es villana, ¿quien ocupará ese papel?

    Saludos.

    1. Hurm… Los cibermen mondasianos no me parecen una "gran" amenaza, aunque puede que me equivoque. ¿Quizás el Amo de John Simm? ¿Alguna sorpresa? Cruzo los dedos y espero lo mejor. Es mi filosofía de vida. ¡Gracias!

Deja un comentario