Día 6: “Los monstruos y final”

Con el día
sexto de rodaje, todo terminó. Dios también, pero el séptimo descansó. A
nosotros nos faltaba aún el montaje.

En fin, dejando idas de bola aparte, conseguimos terminar aquel jueves 3
de mayo, una tarde algo complicada.

Fue una jornada estresante, ir por la mañana a clase y luego de visita a
la radio, para luego ir a la Facultad y, de allí, ver dónde grabábamos. Un
rollo, pero creo que ha valido la pena.

-Una sorpresa genial

Recibimos
una llamada inesperada de una cafetería con la que habíamos intentado
contactar. La cafetería y tetería se llama “La Folie”, está en La Laguna y es
un lugar excelente, con un ambiente estupendo, que nos funciona a las mil
maravillas con nuestro cortometraje. El que nos dejarán una parte de la
cafetería para rodar fue estupendo.

Teníamos muchas escenas que grabar, pero, con el pequeño caos que
siempre hay en los rodajes, lo conseguimos. Fue estupendo.

Momentos antes del rodaje.

-Terminando y diciendo adiós

Perder uno de los locales donde rodamos, nos supuso comenzar casi desde cero todas las secuencias
grabadas en ese sitio (aunque luego hemos usado ambos ambientes). Además, cambiamos al actor de uno de los secundarios. Ese
actor llegado de última hora fue Jorge, amigo de Daniel, nuestro protagonista, y
resistió tener que usar toda la caracterización que su personaje requería. No
me preguntéis cómo, pero lo resistió. Ya lo veréis.

Entre alguna escena que tuvimos que repetir, Elena se hizo amiga de dos
críos que estaban en la cafetería con sus madres. Los pequeñajos no paraban de
mirar el rodaje. 

Hablando con ellos, Elena nos dijo que querían sacarse una
fotografía con los actores. Se la sacaron, unas cuantas. Creo que cuando eres
un peque te encanta ver cosas raras y nosotros éramos lo suficientemente raros.
Ya veréis cómo salen estos seis personajes en pantalla. Si conseguimos
transmitir magia a esos niños, creo que podremos con el público.

Este tipo de cosas pasan en los rodajes.

-A contrarreloj

En fin, la
tarjeta de memoria se agotaba y ya no teníamos mucho tiempo, pero sí un par de
tomas que sacar. A menos de un minuto, conseguimos concluir el rodaje gracias a
la profesionalidad de todos los implicados. Saqué algunos recursos y bueno,
todo había concluido…

O casi.

Momentos extraños durante el corto.

Nos faltaban dos escenas más un par de recursos que grabaríamos en otro
sitio.

Tras dar las gracias a “La Folie” (aprovecho para dárselas de nuevo,
¡sois estupendos!), fuimos hasta nuestra otra localización. Els se perdió un
poco con el coche, pero conseguimos grabar las últimas dos escenas.

A contrarreloj, mientras Els sacaba un par de fotos de los personajes
para los pósteres, yo rodaba con los dos actores principales. Debíamos terminar
sobre las ocho, pero se alargó hasta las y media, un pelín más… Nos perdonaron
y…

Después de tantos días, con un cansancio terrible y unas ganas de acabar
cada vez mayores, dijimos “fin”.

-Lo que vino después

Había ahora
que montar y doblar algunas frases, pero, de resto, me siento orgulloso. Lo
pasamos muy bien y ahora esperamos que el resultado cumpla y nadie nos diga que
no quiere vernos ni muertos.

Desde aquí, dar las gracias a todos los implicados que resistieron mis
venazos insoportables a lo Stanley Kubrick. Creo que ha sido una experiencia
que ha merecido la pena ser vivida.

Próximamente, si los exámenes nos dejan: los pósteres, las entrevistas y, por supuesto, el corto.

Os dejo con el temazo que inspiró este corto y que, curiosamente, no aparece por ningún lado… Excepto aquí.

P.D.: En breve tendréis el tráiler.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario