Tiempo, tiempo, tiempo… Imagen libre de derechos.

Me gustaría poder escribir más. En
serio. No es esa excusa que se pone para hacer el vago o decir: «es que la musa no
ha venido a acostarse con mi imaginación esta noche». No, es simplemente que no
tengo tiempo para hacerlo.

Mi vida actual
consiste en una emocionante aventura monótona (nótese la ironía si se quiere notar). Despertarme a las 5.50 de la mañana, coger la guagua (o autobús, o
lo que sea) a las 6.40 por suerte con un compañero de instituto que está haciendo otras prácticas y con él que puedo hablar de Juego de Tronos y cualquier rollo que nos venga a la cabeza (gracias), ir un tranvía a las 7.15, llegar al trabajo a las
7.35, estar en la redacción de la radio (haciendo producción, redactando,  hablando…) con las prácticas hasta la 13.35,
luego es comer por ahí con la parienta sobre las 14.00. Después, estar en mi Facultad con el trabajo de
fin de carrera hasta las 19.00, pasear un poco, regresar a mi casa a las 21.00 o 22.00 de la
noche. 

Por medio, tengo que corregir historias, escribir-corregir Blade (serie que la tengo más abandonada de lo que quisiera), hacer cuentos o relatos, elaborar críticas, actualizar y ayudar en
el otro blog, colaborar en GENCOMICS, intentar llevar a cabo un proyecto en
iWrite, ponerme manos a la obra con CANARIAS 3.0., hacer un spot publicitario…
Cosas de ser una mezcla de escritor, periodista y gustarme el cine. Como siempre, cuando más tengo que hacer, ¡más ganas me dan de escribir! Siempre me pasó con las fechas de exámenes, ¿sabéis?

Y no tengo
tiempo para escribir lo que desearía estar escribiendo. Y no sé bien cuánto
durará esto, porque quizás tenga que pasar algo como “pum” para que todo
termine. No siempre se puede estar huyendo, a menos que encuentres una Tardis.

Aún así, me alegro de encontrar cosas para apartarme de una vida que en otras cosas es horrible. Al menos, puedo escapar y eso siempre es bueno.

Escribir es una
necesidad, es lo que hago desde más de la mitad de mi vida… Y siento que un día perdido es cuando no puedo hacerlo.
Intento distribuir mi tiempo y me alegro de no tener ningún momento donde
aburrirme, pero echo de menos poder vagar por esa Transilvania ficticia donde transcurre La Historia. Puede que ahora esté viviendo más que nunca mi propia vida, pero también me
gustaría vivir más a través de mis personajes, como siempre.

Si os interesa, estoy con la segunda
parte de La Historia y sé que va muy lento el proceso de reescritura. Sé que
los colegas que hacen de agentes literarios me van a matar por no estar con la
historia de fantasía urbana al estilo Doctor Who (aunque he corregido el capítulo uno, ¡bien!) o con la de superhéroes. Lo
siento profundamente, por ahora sigo reescribiendo sobre vampiros, monstruos y
demás cosas.

Pero me gustaría
poder escribir más y prefiero escribir este post para intentar resucitar El
Antro, que se ha convertido en ese zombi que revive de domingo a domingo e
intenta dar algún coletazo que diga: “hey, sigo aquí, monstruo”.

Si todo marcha bien,
espero poder cada semana seguir hablando de lo que surja, pero sobre todo de La
Historia si consigo escribir algo: la crítica que me han ido haciendo de la primera parte a falta de otra corrección tras la reescritura, cómo recuerdo días de escritura del
pasado (del primer borrador) con claridad, cómo estos personajes parece que
los conozco tanto, cómo alguna vez escribí sobre gente que existió y al
final adivinaba cosas de ellos a través de cómo los escribías, cómo intento
que todas las piezas encajen, cómo me asusta que el principio tenga casi
doscientas páginas, cómo a veces me siento como esos personajes, por qué
el tiempo pasa y no podemos aferrarnos a nada que queramos…

Ah, y algo que he ido aprendiendo: la nostalgia no es más que una zorra con cara bonita que se hace pedazos una vez la toques y es mejor rehuirla.

Y también espero que
os vaya bien a todos vosotros, porque si habéis leído esto supongo que es
porque aún os importa lo que escriba.

¡Sois monstruosos!

Y eso siempre es
bueno.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

8 comentarios sobre “Sobre lo que estoy escribiendo… y no puedo escribir

  1. Hola!!!

    Me alegra volver a verte hablar de la historia! Lo siento porque siempre tengas cosas que hacer, pero por lo menos piensa que así no te aburres!

    Ya sabes que siempre me tienes por aquí para leer todo lo que publicas y escribes, porque escribes genial!

    Tengo ganas de saber cómo te va y todo eso, espero que la próxima vez que nos hables de la historia nos cuentes un fisquito más!^
    ^

    Muchísimo ánimo con el trabajo de fin de carrera, las prácticas, la historia y todo en general! Y piensa el verano cada vez está más cerca y habrá más tiempo libre!^^

    Mucha suerte!!

    Els^^

  2. Hola, Els 🙂

    Supongo que quien no se consuela es porque no quiere y tarde o temprano siempre conseguimos hacer lo que queremos con el tiempo que nos quede.

    Espero tener tiempo pronto para terminar tantos compromisos, las prácticas, el trabajo de fin de carrera y hacer mil cosas más.

    Infinitas gracias por tu comentario, un saludo y hasta el próximo comentario =)

  3. "Creativity never sleeps", yo odio eso, me gustaría que tuviese un botón, así podría manejar cuando se me ocurren cosas, que a veces la inspiración es muy inoportuna. La solución a todos tus problemas se llama "giratiempo".

    1. Hitos, también están los blocs de notas. Suelen ser útiles para cuando se te ocurre algo. Lo apuntas y ya tirarás de ello cuando tengas tiempo. Aunque creo que te refieres más bien al subidón de escribir, lo tienes en un momento, seguramente que ajetreado, y luego lo pierdes cuando tienes todo el tiempo por delante. Buff…

      Gracias por el comentario.

  4. Mientras no dejes de escribir todo irá bien. Por supuesto, te tendía que decir que escribas lo que te nazca y frases dramáticas altamente edulcoradas. Pero como nos hemos propuesto hacerte un hombre de provecho, no podemos dejar de flagelarte para publicar cualquier gran historia que pasa por tu cabeza.

    Así que menos quejarse 😛 (Yo he comprobado que cuanto más ocupada estoy más me cunde el tiempo que escribo)

    Mucho animo!!!

    1. Cris, le prometo que en breve me pondré a escribir hasta que me sangre los dedos o mis agentes me fragelen. Sé que esta segunda posibilidad es muy, muy posible por tanto, más me vale no tentar a la suerte.

      Muchas gracias por todo Cris.

  5. A darle a las teclas! Algún día conseguirás terminar tu obra. Te lo dice la que a pesar de ser ama de casa y tener mucho tiempo libre, deja los proyectos a medias, se atasca, empieza otros, luego vuelve a los antiguos, y así…tiempo perdido por todos los poros!
    Algún día algo hará pum, como tú dices, y comenzaré a verlo de otro modo!
    Mucha suerteeee!

    1. Hola, Rebeka

      Gracias por tu comentario y por recordarme que escribí esto. Ha pasado ya más de un año y, vaya, no me acordaba de tantas cosas. Ha sido como viajar al pasado. Finalmente, un par de días después de escribir esto ocurrió ese "pum" y muchas cosas cambiaron. Ahora, todo es un poco distinto, aunque seguramente todos esperamos ese golpe en la mesa que cambia las piezas del juego.

      Mucha suerte a ti también con todos tus proyectos. Tarde o temprano, todo se arregla y el ánimo nos conduce por el buen camino, que es acabar nuestras historias.

      Muchas gracias. =)

Deja un comentario