Tiempo de lectura: 2 minutos

Rahne va a tener un hijo cuyo padre es un dios lobo.

La batalla divina por conseguirlo no ha hecho más que empezar.

Y por el camino está X-Factor, los mutantes más mundanos del
Universo Marvel.

“X-FACTOR.

Pecados originales”

X-Factor de Peter David, una de las series más emblemáticas del creador. Fuente.

Guionista: Peter David

Dibujante: Paul Davidson, Leonard Kirk,
Valentine De Landro, Emanuela Lupacchino, Dennis Calero.

Páginas: 216 páginas aproximadamente.

Editorial: En España, Panini. En
Estados Unidos, Marvel.

Precio: 16.96 €.

Género: Superhéroes, comedia, acción.

Año: 2011/2012. España: 2012.

PIP: “Un perro verde que se convierte en más cuando le pegas. Es
como el hijo ilegítimo raro de ti y de Hulka”.

MADROX: Es la cosa más repugnante que he oído
hoy… Aunque, ¿sabes…? Por otra parte… El sexo con Hulka sería…

[Colleja de Layla Miller].

Peter David sigue demostrando con X-FACTOR. Pecados originales que su
serie es una de las que hay que leer si se desea pasar un buen rato y alejarse
de lo típico.

El tomo se divide
en dos partes: por un lado, tenemos toda la historia de cómo Rahne da a luz. Es
una historia maravillosa, que se lee con avidez, con grandes momentos; creo que nos traerá sorpresas en el futuro. 

Por otro lado, comienza la historia
del Ahorcador con un número que me parece estupendo para todos aquellos que
queráis leeros X-Factor por primera vez.

En estos dos
arcos, se demuestra que los que se quejaban de que no había acción están
equivocados. Los que dicen que no hay superhéroes se están perdiendo una gran
serie, en The Sandman tampoco los hay (al menos no todo el tiempo) y es otra
joya.

El apartado
gráfico se mantiene correcto, con algunos autores mejores que otros como es el
caso de Lupacchino y De Landro. El cambio de dibujantes se nota un poco.

Peter David sigue
con el buen ritmo y los grandes diálogos, recuperando personajes y haciendo
geniales referencias a lo actual, que sirven para profundizar en unos
antihéroes cada vez más complejos. Hay escenas que son para enmarcar, sin duda.
Además, tiene un final este tomo que hace que desees viajar en el
espacio-tiempo para conseguir el próximo volumen recopilatorio de Panini.

El mayor problema
es que esta es una de esas obras que se apreciarán más cuando pueden leerse
todas al completo.

El tomo de Panini
contiene una introducción de Julián Clemente (sobre el personaje de Rahne) y
contiene un total de diez números.

X-Factor
demuestra, de nuevo, con Pecados originales que es una de esas series que los
fans esperamos que nunca concluya.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Críticas de cómics: X-Factor. Pecados originales, mutantes con problemas

  1. Gran serie, entretenida, con multiutd de referencias, con grandes personajes, que va de menos a mas, ha mantenido un alto nivel desde el comienzo y con unos grandiosos cliffhangers que te deja la boca desencajada.
    Esperemos que dure eternamente.

    1. Hola, superñoño

      Completamente de acuerdo, añadiría que tiene cierto aire televisivo que la hace simplemente exquisita. Me encanta, una de mis series actuales de Marvel favorita.

      Gracias por tu comentario, un saludo y hasta la próxima visita =)

Deja un comentario