La batalla final por el destino del multiverso ha comenzado. La organización Planetary planea salvar el mundo liberando toda la tecnología que el siniestro grupo los Cuatro ha guardado todo este tiempo. El líder de Planetary, Elijah Snow, junto a Jakita Wagner y Drums, afrontan las últimas piezas del puzle del que depende la humanidad tal y como la conocemos.

Críticas de cómics:

“Planetary. Volumen 2”.

Los personajes de Planetary, la inconfundible obra de Ellis y Cassaday. Fuente.

“Es un mundo extraño, Drums. ¿Creíste por un momento que no iba a conservarlo así?”- ELIJAH SNOW.

El fin de Planetary llega en este volumen. Los arqueólogos del multiverso se enfrentan a una batalla que quizás no puedan ganar y de la cual dependemos todos nosotros. ¿Estuvo el guionista Warren Ellis y el dibujante John Cassady preparados para terminar de forma excelente esta odisea?

Durante poco más de doce números, la aventura que hemos disfrutado se embarca en una recta final caracterizada por las revelaciones: desde el pasado de algunos personajes hasta el origen de sus acciones, además de misterios y verdades falseadas. La imagen del rompecabezas completándose que se usa en este volumen es más que acertada.

El trabajo del guionista Warren Ellis es más que destacable. Queda claro que no le gustan los superhéroes, sino la ciencia-ficción, la cual aúna con muchos otros géneros y el deseo de hacer una obra monumental en el mundo de las viñetas. Si alguien objeta que a Ellis sí le encantan los superhéroes, vemos en series (que a primera vista parecen superheroicas) como Los nuevos Thunderbolts que prefiere a los supervillanos o The Authority a los héroes que parecen villanos. Además, reconoce que se documentó sobre el género antes de emprender este homenaje que es Planetary a cualquier tipo de cómics y en un texto se quejó explícitamente de que el cómic se hubiera sobrecargado tanto con los superhéroes.

El omnibus de Planetary. Fuente.

Por tanto, Planetary es algo más que un tebeo de superhéroes, es una aventura más grande que nosotros mismos y lo dejan claro sus tramas (con continúas con sus referencias a diferentes géneros, pero también disciplinas artísticas como el cómic, novela, cine…).

El mayor defecto de Planetary no es tanto lo confuso que puede ser en un primer momento (hay que estar bien atentos y estar dispuestos a hacer relecturas), sino también tramas (como la de los Harts o John Stone, no sabemos cómo se creó la agencia Planetary y de donde viene todo su poder) e ideas (el viaje por el multiverso) que no terminan de ser del todo explotadas. Esto produce que el lector pueda esperar más de una obra que si no maestra, es excelente.

En cuanto a un final, que puede parecer precipitado o casi sacado de la manga, algo anticlimático, (la historia apunta hacia el asesinato de los Cuatro, no el intento de salvar a un personaje), no está mal. Para mí, es satisfactorio aunque me dejo con ganas de más.

Como curiosidad, el propio Ellis daba sus impresiones en un texto recogió en la excelente web de tebeos, “Zona negativa”: 

“Acabo de terminar y enviar el guión completo de Planetary #27, el último número de la colección. Ahora voy a emborracharme y encontrar algo con lo que tener sexo. Estoy solo en casa, así que la chinchilla parece un poco nerviosa. Hecho. Nunca me preguntéis de nuevo acerca de ello. HECHO”.

Eso sí, entre los innumerables aciertos está la sensación de misterio, los personajes (sobresaliente Elijah Snow, los demás poco aprovechados o eclipsados por la figura del hombre de blanco), el eclecticismo de la propuesta, su desarrollo correcto y la búsqueda de la maravilla hace de esta obra (que ponía los cimientos del Universo Wildstorm), un tebeo más que recomendable.

El trabajo de John Cassaday es loable. El artista, cuyo aspecto inspiró el del personaje de Drums, se adapta a lo ecléctico de la historia. Pasamos de aventuras pulp a ciencia-ficción y Cassaday aplica su dibujo sin despeinarse, de una manera natural y sorprendente. Sin duda, un artista estupendo.

Sobre el apartado del color, del que se encarga Laura Depuy, estamos de acuerdo con Ellis en que es genial. Sin el talento de Ellis, Depuy y Cassaday, Planetary no sería todo lo bueno que es.

Por su parte, la edición de Norma (en España) y la estadounidense no es la que se merece una obra tan conocida como esta. Los extras brillan por su ausencia (y se intenta disimular repitiendo un texto aparecido ya en el primer volumen), además de una traducción que a veces sólo ayuda a perdernos (sé que es difícil adaptar el tipo de lenguaje que usa Ellis, pero la opción por la que opta Norma nos deja en medio de un caos en algunas ocasiones). Por si fuese poco, la portada del número 27 (que era un desplegable), se recoge aquí apaisada y una calidad más reducida. Una pena, Planetary es un gran tebeo.

En conclusión, Planetary. Volumen 2 termina una excelente serie que capta lo mejor de todo para narrarnos los misterios de algo: las entrañas del siglo XX.

 “Me siento como si hubiese vendado una herida que llevaba sangrando cien años” – ELIJAH SNOW.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

2 comentarios sobre “Críticas de cómics: Planetary. Volumen 2 de Warren Ellis y John Cassaday.

  1. A mi me parece un gran comic. De los mejor de los últimos años. Simplemente genial. Me encanta.

  2. Hola, superñoño

    Para mí lo es. No me parece una obra maestra como a muchísima gente, que lo respeto bastante, pero tengo que reconocer que es un gran cómic y más en una época en que la mayoría de las cosas buenas son de los ´80.

    Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =)

Deja un comentario